Arrivederci, Bruno

Cuando conocí en la facultad a Santos y Arozas, todos coincidíamos en haber visto cientos de miles de películas italianas malísimas en las sesiones continuas de los cines. Eran películas que imitaban con descaro absoluto los últimos taquillazos de acción o terror. Pero así como yo vivía con aquel estigma, Arozas y Santos reivindicaban estos horrores fílmicos. Los dos recordaban especialmente una película llamada Doble Objetivo con una misteriosa secuencia de un jeep que se movía solo. Coincidían en que era una copia de Rambo tan mala, con tanto descaro en el plagio y tan poca vergüenza en la realización que debían buscarla.

Al cabo de los años consiguieron una copia infecta en vhs y pasó a ser una de sus películas de cabecera; incluso organizaban sesiones multitudinarias para verla. Aunque yo me resistía a verla un día me pudo la curiosidad y Santos me puso la película con comentarios (Es como hay que verla) y me fue señalando los tremendos errores que saltaban a la pantalla: Muertos que se movían en el suelo, moscas en la lente, Técnicos reflejados… Malas Actuaciones, frases inolvidable… Y pude ver ese misterioso jeep que se movía sólo porque algún técnico lo había empujado para meterlo en plano. Al terminar la sesión, mi hermano y yo éramos fanáticos de la película y, al día siguiente, pedimos a Santos que nos la volviera a poner y explicar. Es, como diría Santos: Una gran película de mierda. El director de Doble Objetivo era, como habréis supuesto, Bruno Mattei en su encarnación de Vincent Dawn.

Uno o dos veranos después, el primo Patxi afirmó haber encontrado en un videoclub otra película de Mr. Dawn: Robowar. La tarde en que nos sentamos Patxi, Santos, Emil y yo a verla fue antológica. Dios!!! Esa mezcla entre Depredador y Robocop. Ese copiar sin ningún reparo hasta el mínimo detalle pero allá Italiana (por ejemplo. En Depredador encuentran en medio de la selva unos cadáveres rodeados de buitres a los que espantan… Como aquí el presupuesto no daba para carroñeros lo cambiaron por una especie de gallina asustada a la que echan de pantalla de una certera patada… Imagen para el recuerdo), esos actores, esa supuesta tía jamona con problemas de celulitis, esos diálogos y grandes escenas de acción… y esas persecuciones sin tregua. Rápidamente comenzaron a circular copias de esta película entre todo el grupo de admiradores de Mattei/Dawn. El problema de Robowar lo resumió así el Primo Patxi: Prefiero Doble Objetivo porque está peor hecha. Paradójicamente, Robowar es peor porque es mejor.

Y aún más tarde, Arozas localizó Serpiente Sam. Y aunque esta película era mala (pero mala de cojones, oye) no llegaba al extremo de Obra Magna que ostentaban Doble Objetivo y Robowar. Al fin y al cabo con ellas habíamos perdido cierto tipo de virginidad y Serpiente Sam era como el ligue casposo que vive de viejas glorias.

Y el otro día, cuando había quedado con Santos para ver unas series de televisión, llegó un mensaje de Arozas al móvil de Santos: Vincent Dawn ha muerto. Un momento de silencio y los dos recordamos el  jeep que se movía solo, la gallina sacada de escena de una patada…

Mattei, Dawn o como quiera que te llames en el cielo: Aquí dejas una caterva de admiradores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Mi Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s