Planet Terror

A mi es que Robert Rodríguez ni fu, ni fa.

Es cierto que sus películas resultan entretenidas, que no paran en ningún momento y que, de alguna manera como su colega Quentin Tarantino, utiliza elementos de cine gamberro y filma auténticos divertimentos… Pero cuando salgo del cine, sus películas se me esfuman de la cabeza. Es como un Kleenex: Se usa y se deja atrás.

Tengo cariño a algunas de sus películas, es cierto, porque fueron momentos especiales: Amarga y yo viendo en una pantalla enorme Abierto Hasta El Amanecer y babeando los dos por un George Clooney en estado de gracia, un autentico adonis en tamaño king Size. Y que ver Spy Kids con mi sobrina de seis años fue una experiencia única. Pero después de eso no quedaba nada más que la sensación, y las revisiones nunca fueron más allá de recordarlas.

Planet Terror me parece simpática, sin más. Es una película en la que Rodríguez juega a mezclar su universo propio con el de Quentin Tarantino y de mi adorado John Carpenter (Y aquí Rodríguez tiene mi simpatía al reivindicar a uno de mis grandes favoritos al que el tiempo y los puretas están dejando injustamente de lado).

Sus personajes son cool, sus héroes y villanos unidimensionales pero funcionan, su acción es imparable y juega continuamente con el (supuesto) desgaste de la película de celuloide y la falta de rollos para crear texturas nostálgicas y obligar a la película a avanzar sin pausa. Al igual que Carpenter,Rodríguez ya no solo escribe y dirige sino que también compone la música, pero no llega al nivel de excelencia de aquel (Que escribía bandas sonoras bastante cutres pero con temas centrales potentes… Y si no: Que aficionado al cine fantástico no sabe tararear el tema central de Halloween?). En ese sentido se agradece que aun existan artesanos como Rodríguez que se guisan y comen la película ellos solos.

El problema es que el planteamiento (como se va expandiendo una plaga de zombies) es muy divertido, lo mas carpenteriano de la función, con un grupo de personajes ultra mega chulos enfrentados a una amenaza que les supera, y que en vez de achantarse se lanzan al vació sin paracaídas y sin vuelta atrás. El final es un poco traca de feria, un todo vale con buena factura pero sin mucho más detrás (y me remito a ese momento supuestamente gore que tiene que ver con el cameo de Quentin Tarantino). Sus golpes de humor de la primera parte (Sobre todo lo que tiene que ver con la esposa bisex del doctor) se convierten en algo cercano a la astracanada (A mi lo la minimoto del niño me parece una chorrada); aun así, hay grandes momentos en esta parte: El avance de los refugiados por la carretera y el puente acabando con todos los zombies en el camino… era como un retorno a la huida de New York convertida en prisión federal en 1997: Escape From NY.

Y la cuestión es que el final de la historia lo he visto yo antes, casi clavadito, en alguna peli que no consigo recordar. Estoy en ello, creedme.

Así que salí del cine y pensé que todo OK, pero que tenia unas ganas increíbles de revisar esos clásicos de Carpenter como Assault On Precint 13, Prince Of Darkness y las dos peliculas de Snake Pilssen como1997: Escape From NY o 2013: Escape From L.A. John Carpenter, te adoro. Y por ello doy las gracias a Rodríguez por el homenaje que te ha hecho.

Hala, ya me he puesto nostálgico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Zombies y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s