Seminci `07 (1 de 2)

“Quería ejercer libremente la imaginación que la mimesis y los monotemas suelen encapsular en etiquetas simplificadoras y marcos temáticos”. Esta pildorita está sacada de la entrevista que le hicieron a Gonzalo Suárez acerca de su “Oviedo Express”. Y resume mucho de lo que vi este año en la sección oficial: Palabrería que encubre la nada absoluta. Menos mal que me acogí a los ciclos paralelos donde me lo pasé bomba a pesar de la incomodidad de las salas. Y es que resulta extraño pero es así: Tan incomodas son las salas de cine vallisoletanas como bordes todos los camareros de los bares en los que estuve.

Y después de esta declaración de intenciones vayamos a hablar de lo que vi.

AWAY FROM HER: Debut en la dirección de la actriz Sarah Polley. Cuenta la historia crepuscular de una pareja con 44 años de matrimonio y la vida resuelta; a la mujer le diagnostican  Alzheimer y ahí comienza todo (por cierto que un brindis por la actriz Julie Christie que sigue teniendo mucha clase y sabe interpretar). La película es fría, expositiva y tienen momentos interesantes como las primeras visitas al hospital en el que se ingresará la mujer. El problema es que a mitad de película surge una trama que acaba devorando la principal y la película comienza a navegar entre dos aguas y no me consiguió convencer el que algo episódico se convierta en lo principal.

FICCION: Película de Cesc Gay que vi en un cine con menos de diez filas, las rodillas pegadas al asiento delantero y una pantalla poco más grande que la pantalla de mi televisor.

Hablada en catalán (menos mal que estaba subtitulado en ingles, porque si no…) con la historia de un director (Genial Eduard Fernández) que, buscando inspiración, se refugia en la casa de un amigo en un pueblo en medio de los pirineos catalanes. Empecé con cierta irritación según iban apareciendo los otros tres personajes: Una lesbiana catalana progre del buen rollo que me tocaba las narices con su forma de ser; otra amiga de buen rollo que no parecía que diese mucho de si; y lo peor de lejos: Javier Cámara. Desconozco como es su labor interpretativa en otras películas, pero aquí lo odié en todos y cada uno de los momentos que aparece en pantalla. Todo el rato en plan simpático total, sonriendo por sonreír… Si hubiera estado allí le hubiera soltado una leche en todos los dientes para que cerrase la boca un rato,

Así que me quedé en el asiento pensando que por lo menos no duraba más allá de hora y pico. Y de pronto el milagro: Cuando en lo alto de los pirineos catalanes se quedan solos el director en crisis y la amiga en crisis. Comienza entonces una historia de amor, de miradas rehuidas que me emocionó hasta el final y me hizo salir del cine con la sensación de haber visto una película hermosa y romántica.

PLAZA DEL SALVADOR: Aquí está la injusta ganadora del segundo premio y del premio a la mejor interpretación femenina.

Durante casi dos insufribles horas tenemos que ver la vida de unos polacos que parecen vivir en el San Blas polaco. Desde el principio nos dicen que le pasa algo a la paleta polaca protagonista y a los hiperactivos hijos de esta, y hay un momento en la película en que esperas que eso que les pasa sea doloroso… que sufran tanto que merezca la pena haber pagado la entrada. Primero les timan en la promotora que construye su piso, luego se tienen que mudar con una suegra que deja en bragas a la madrastra de cenicienta, luego su marido se la pega con una tía y la abandona después de una paliza, sus insoportables hijos la ningunean y ella se va al pueblo de donde nunca debió salir y sus familiares le hacen la vida imposible.

Cada vez que había un fundido en negro en la pantalla uno deseaba que se acabase la película… Pero no, aun quedaba más: Al final vuelve a la casa de la suegra jilipollas y un día hace las maletas y se va con sus hijos a la calle; en un callejón les atiborra de pastillas para dormir y ella se corta las venas. Pero es tan inútil que ni siquiera eso lo hace bien y la mandan a la cárcel, donde le da un ictus cerebral y se le va un ojo para cada lado. Al final al marido (Un pichabrava polaco) le da el punto de “expiación de pecados” y decide cargar con todas las culpa y le mandan a la cárcel. Todo esto puntuado con una música irritante de arpa y violonchelo. La leche.

Antes de la película nos proyectaron un corto (de tres minutos na menos) de Lars Von Trier y tenía mucho mas interés y valor fílmico que la película: Durante una proyección de Manderley, un tipo de la lata a otro tipo (Lars in person) con que tiene un buen trabajo, ocho coches y tal. Cuando pregunta al sufrido Lars en que trabaja, este responde que él mata y le da martillazos en la cabeza hasta que se lo carga. Simpático el Von Trier.

XXY: Dice la directora Lucía Puenzo que quería hacer una historia de amor y personajes y que cada vez se le iba volviendo mas sexual la historia.

Si hubiera dado un poco mas de chance a lo de la sexualidad y menos al amor y los personajes puede que le hubiera quedado algo más interesante que este truño. Una pareja tiene una hija hermafrodita y se la lleva a un pueblo costero de Uruguay. Como la chica ha llegado a la pubertad y, en fin, tendrá que tomar partido por algún sexo, para allá que se va un cirujano argentino con su sosa mujer y su hijo de miradas y gestos de disminuido mental.

La niña no sólo necesitaba la operación de coser y/o cortar, sino más bien un buen par de hostias y una lobotomía frontal. Todo es como muy serio, muy denso, con miradas de dolor y pena en medio de conversaciones que no van a ninguna parte; y todos los adolescentes que aparecen en la película van descamisados y sin un pelo en el cuerpo, como muy modelis.

Lo mejor de la función es que la chica está buscando a alguien que la desvirgue y pone sus ojos en el hijo del cirujano. Cuando llega el momento, en lugar de ser follada, es ella quien se tira al chico porque no sólo tiene todo lo que hay que tener, sino que esta muy bien armada (como se dice en una vergonzante secuencia en la que le atacan los jóvenes sin camiseta del pueblo para ver que tiene entre las piernas). Lo mejor de la película es Ricardo Darín al que los guionistas, muy hábiles ellos, convierten en un biólogo marino al que llaman Kraken (justo, como el mítico monstruo marino). Y cuando llega el final por fin, los chicos se dicen que se aman y blablabla. ¡¡Pero yo no he visto nada de eso en la película!!

UN BUEN DIA LO TIENE CUALQUIERA: Vuelta a la sala claustrofóbica del ciclo de películas españolas. El director Santiago Lorenzo quiere hacernos creer que tiene un universo particular y peculiar, una mirada propia sobre la vida.

Si sus chistes sobre caca/pedo/culo/pis no funcionaron en su anterior película Mama Es Boba, en Un Buen día… añade una piedra más a su losa: No sólo no tiene un universo bufo propio, sino que ni siquiera es capaz de poner en pie una película medianamente interesante.

El punto de partida es tonto: Un treintañero bobo se queda sin nada y tiene que irse a vivir con un viejo hiperactivo que le vuelve loco. A su alrededor una supuesta cuadrilla de personajes “entrañables” y/o “peculiares”. La historia avanza a trompicones por que si, los actores son malos y mal dirigidos, las situaciones estúpidas, los diálogos sin pies ni cabeza. Hasta los decorados reales de Valladolid parecen de cartón piedra. Dios, que lastima de metraje desperdiciado.

TESTIGO DE CARGO: La primera película que me tragué del ciclo de cine Judicial y la que empezó levantó el día después de las tres películas anteriores. Es como un pequeño juguete, bien rodado, con trampas incluidas para la sorpresa final. Un abogado viejo y gruñón acepta el caso de un pollo con labia que se camela a todas las mujeres que se le cruzan. En su momento su giro final debió ser la berza, pero muchos años después lo hemos visto plagiado tantas veces…

EL BUENO, EL FEO Y EL MALO: Proyección en DVD en pantalla grande de una película aun más grande. Lo que terminó de levantar un día pésimo en el que había perdido mi fe en la humanidad. En el oeste lejano (Escondido en una Almería que aun no había sido descubierta por los promotores inmobiliarios) tres pistoleros (El Rubio, Tuco y Sentencias) trapichean como pueden en medio de la guerra de secesión. No tienen lealtad a nada excepto al dinero, y por ello acaban buscando como locos un tesoro perdido de la confederación, a veces aliándose y otras veces traicionándose. Personajes unidimensionales en una película de aventuras antológica.

A pesar de que dura dos horas y pico, se van en un suspiro. Obrón magnote y punto. Antológica la secuencia del encuentro del tesoro.

ANATOMIA DE UN ASESINATO: Junto con El Bueno… la mejor película que vi en el festival. Un clásico de las películas judiciales. James Stewart se encarga de la defensa de un buscalíos que mató al violador de la casquivana de su esposa. Todo con mucho humor, sin trampas. Otra proyección que se va en un suspiro y es que cuando la historia es buena, cuando ruedas bien, el guión mola y los actores están por la labor, que fácil parece todo.

TODAS LAS COSAS INVISIBLES: Un Vidas Disfuncionales Cruzadas mas pero con algún punto de interés. Unos adolescentes jilipollas y con rollito homo erótico entre ellos (o sea, que el director ha visto Brokeback Mountain y las pelis de Larry Clark; y fijo que debería haber visto las películas del Pico de Eloy de la Iglesia) se van de juerga salvaje en plan drogas y alcohol y un poco de sexo. Cuando mi irritación ante sus chorradas estaba a punto de estallar, la historia retrocede para ir contando como son las familias de los adolescentes y levanta algo el interés… todo como muy seriote y con mucha disfuncionalidad familiar y dramatismo que es lo que parece que les iba este año en este festival. Al final es como un puzzle en el que uno saca sus propias conclusiones y tiene que comprender a los personajes y sus motivaciones. Yo lo único que comprendía es que chavales como los de la película están en todas partes y no solo por tener familias disfuncionales sino por su cocción de hormonas y postura impostadamente rebelde. Si se puede evitar verla, mejor porque no añade nada.

LA SOLEDAD: Segunda película de Jaime Rosales. Apuesta por el cine como Gran Hermano: La cámara está allí y registra sin más, sin artificios como música para enfatizar. Sonido directo. A veces fragmenta la pantalla para mostrar el aislamiento y la soledad de sus personajes; o para jugar al plano/contraplano. Parece que no ocurre nada y pasan un montón de cosas que estamos viendo a nuestro alrededor todo el rato, con problemas que hay en muchas familias. Dos mujeres, una joven y otra casi en la tercera edad, van viendo pasar los días en Madrid y nosotros con ellas. Diálogos naturalistas e interpretaciones más o menos acertadas (aunque hay un par que chirrían cosa mala). Eso si, hay que verla con un estado mental abierto y con paciencia porque su ritmo es pausado. Segunda sorpresa española del festival tras Ficción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Festivales De Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s