Torchwood T1

Torchwood. Fuera del gobierno. Más allá de la policía. Rastreando vida extraterrestre sobre la tierra, armando a la raza humana contra el futuro. En el siglo XXI es cuando todo cambia. Y hay que estar preparado.

Suena apasionante, épico… yo que sé: apocaliptico. Es la intro de la serie de Torchwood, spin off del revival del Doctor Who, formado con elementos aparecidos en las temporadas del 2005 y 2006.

En el capitulo El Niño Vacío, Rose y el Doctor acaban en Londres en medio de la segunda guerra mundial. A punto de morir, Rose es salvada por un estafador viajero del tiempo y el espacio llamado Capitán Jack Harness quien se unirá a la serie hasta el final de la temporada. Asimismo, en el capítulo La Alcaldesa De Cardiff, los protagonistas descubren que la ciudad de Cardiff se encuentra situada sobre una grieta espacio temporal que, si no es controlada, puede acabar con el continuum interplanetario. Ya de pleno en la temporada del 2006 en el capítulo de presentación de la temporada, una raza extraterrestre intenta invadir la tierra y es aniquilada por los rayos letales del proyecto Torchwood. Poco después Rose y el Doctor viajan a 1879 y se encuentran con una conspiración alienígena para convertir a La reina Victoria, de visita al castillo de Torchwood, en una licantropa (Sé que suena psicotrónico, pero es una de las virtudes de Dr. Who de la que carece Torchwood). Al acabar el capítulo, La Reina Victoria amenaza al Dr. Who con crear una organización dedicada a controlar a los extraterrestres. El Doctor y Rose no parecen hacer mucho caso hasta los dos capítulos finales de la temporada Army Of Ghost yDoomsday, cuando son atrapados/Reclutados por la organización Torchwood en nuestros días. Momento en el que los Dalek y los Ciberhombres, antiguos enemigos aparecidos en la temporada, deciden tomar al asalto nuestra dimensión y, de paso, pelearse entre ellos.

Oh, caray, que presentación más larga. Visto estos antecedentes, y leyendo la intro de la serie, uno piensa que va a encontrarse con algo gordo, pero gordo de verdad… Y el problema es que Torchwood navega entre varias aguas sin decidirse por ninguna corriente. Deja de lado la psicotrónia, el buen rollo y el humor delirante del Dr. Who en una apuesta arriesgada. Apuesta más por los personajes con cierto punto oscuro, con personalidad interior. Juega más con el sexo, las situaciones violentas y enfoques adultos. Y el resultado de los trece capítulos de la primera temporada, ignorando si habrá segunda, es irregular.

Las comparaciones con la serie madre son odiosas pero inevitables: Los personajes de Dr. Who eran unidimensionales, algo que se ha intentado evitar en Torchwood. Pero han creado unos personajes que no atraen demasiado y con poca profundidad psicológica. Empezando con Jack Harness que carece casi por completo de carisma; limitándose la mayoría de las veces a aparecer por el fondo.  Es un personaje tristón, tal vez porque afirma ser inmortal después de su encuentro con Dr. Who y su resurrección a manos de Rose. Oculta misterios pero no resulta inquietante.

Owen, el oficial medico hedonista (aunque, la verdad, no se sabe muy bien qué papel desempeña cada uno dentro del grupo), es demasiado borde y antipático aunque al final de la temporada intentan humanizarlo después de un encuentro con una mujer fuera de su época que le vuelve loco hasta el punto de buscar la muerte. Tosh, la mujer oriental experta en ordenadores, carece de mucho interés. Gwen, la policía, es demasiado parada y su relación con Rhys, un contratista soso que no sabe a que se dedica su novia, no da de si todo lo que apuntaba. De vez en cuando discuten y poco más. Ianto es el último miembro del grupo, uno de los supervivientes del ataque de los Dalek y los Cybermen a la sede central de Torchwood. Al igual que el resto de sus compañeros, no sabemos mucho de él sino que no tiene vida y esta siempre en la base; lo que es una pena porque el actor tiene un perfil que mola y su personaje siempre en silencio y siempre en la sombra podría ser algo mas que el porteador y recoge cafés de turno.

Si hay algo en lo que Torchwood se aleja de Dr. Who ganando en la comparación es en el regusto agridulce que dejan las historias, la mayoría de las cuales no tiene precisamente un final feliz. Esto sobre todo lo podemos ver en el capitulo Pequeños Mundos donde una niña, acosada en el colegio por sus compañeras, es protegida por unas supuestas criaturas que la niña toma por hadas. Los métodos expeditivos de las hadas pasan por ahogar a la gente en pétalos de flores y generar tormentas. Y la decisión final de Harkness de dejar que las hadas se lleven a la niña a traves del tiempo, para preservarla de la infelicidad, deja de piedra.

También destaca la crudeza y la melancolía de Fuera de Tiempo, cuando un grupo de personas es afectada por la brecha de Cardiff y viajan desde 1953 hasta nuestro tiempo, encontrándose fuera de lugar y actuando cada uno de forma distinta: Suicidándose, adaptándose a nuestro tiempo dejando la vida anterior o volver a atravesar la brecha temporal, esperando regresar a su tiempo. En Continua Matando a Suzie hay humor negro y crueldad en la historia de una antigua colaboradora de Torchwood a la que reviven para resolver unos extraños crímenes. Y sobre todo la reflexión de la violencia que aparece en Crímenes Rurales cuando el grupo sigue la pista a una serie de brutales asesinatos realizados supuestamente por extraterrestres, encontrándose con que han sido cometidos por humanos a los que les hace feliz hacer daño y asesinar.

El sexo es un elemento en el que también se aleja bastante de la serie madre. A lo largo de los capítulos nos encontramos las infidelidades de Gwen a Rhys por asuntos de deseo sexual; la joven poseída por un ente extraterrestre cuya droga es el éxtasis sexual de los hombres, y con unas feromonas que vuelven locos a todos a su alrededor; la extraña chica que se cruza en la vida de Tosh con un Colgante que la permite oír los pensamientos ajenos, y que la inducirá a mantener relaciones lésbicas. La indefinición sexual de Jack Harkness hasta el capitulo en el que viaja hasta 1941 y ayuda a declarar su homosexualidad a un piloto de guerra.

El tono de las  historias es demasiado lejano, frió, lo que impide implicarse demasiado en ellas. Aun así, como he dicho antes, algunos capítulos son brillantes, muy ciencia ficción años 60. Los dos últimos capítulos están ligados entre si para llevar al final de temporada. Aparece el misterioso personaje de Bilis Manger (inquietante Murray Melvin) que en el capitulo final se destapa como heraldo del Apocalipsis que se cierne sobre Cardiff.

El casting mola, la amenaza final mola (muy H.P. Lovecrafft)… Pero falta algo. Falta que el personaje de Bilis Manger apareciera antes, que se fuera masticando que algo gordo se acerca (aparte de las “profecías” que se le hacen a Harkness sobre una oscuridad que se acerca… demasiado visto, gracias).

El final de la temporada deja a todos los personajes en un punto y coma, sobre todo el personaje de Jack Harkness, a la espera de una segunda temporada… o el limbo televisivo. El tiempo lo dirá.

Yo esperaré aquí sentado por si acaso. Por cierto, leeros cómo actuar ante un extraterrestre en este folleto. Puede salvaros la vida.

Esta entrada fue publicada en Doctor Who, Television, Torchwood, TV UK y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s