Zodiac

Ayer vi la última película de David Fincher, posiblemente el director con más personalidad y coherencia en mucho tiempo. Aunque no comulgué con la broma cinematográfica que resultó The Game, no se le puede negar un empaque visual increíble.

La historia de la que parte está basada en hechos reales: En Estados Unidos, a finales de la década de los setenta, tuvieron lugar una serie de asesinatos de cuya autoría se responsabilizaba alguien llamado Zodiaco. Un policía, un dibujante y un periodista enfocan el caso desde ópticas distintas en una investigación inconclusa que duro muchos años.

Todos esperábamos (o temíamos, no lo sé muy bien) que Zodiac fuera un remedo de Seven, esa peli suya tan mugrienta que daba una vuelta de tuerca al genero cinematográfico policíaco de las Buddy Movie y que aún sigue siendo imitado en estilo, historia y diseño de titulo de crédito. Pero no, Zodiac es de Fincher, pero no de ese Fincher: Donde Seven era oscura, aquí hay claridad; donde aquella terminaba, esta no hace sino empezar; Seven se recreaba en los macabro y en sugerir mas que mostrar y en Zodiac vemos las asesinatos descritos con tanta pulcritud que resultan escalofriantes. Realmente es una película como no se veía hace mucho tiempo, casi diría que desde los setenta, ya que podría pertenecer claramente a la época de La Conversación de Francis  Ford Coppola o Todos Los Hombres del Presidente de Alan J. Pakula: Cine policíaco naturalista.

Tal vez la única pega que se le puede poner a Zodiac es un exceso de metraje, ya que toda la primera parte de la historia es apasionante con la investigación del policía Toschi (Mark Ruffalo) y el periodista Avery (Robert Downey JR), pero cuando estos dos personajes van desapareciendo y aparece el auténtico protagonistas, Graysmith (Jake Gyllenhaal) se produce una especie de parón que tarda en levantar. Otra pega, y esta es culpa mía y del maravilloso sistema del doblaje español, es verla doblada porque no había entradas en la de Versión Original Subtitulada: El doblador de Graysmith es más que estrangulable, y el director de doblaje debería compartir su tumba. Se supone que el personaje es juvenil y, por ello, han escogido una voz de pito demasiado aguda e irritante. No podía quitarme de la cabeza la sensación de que estaba oyendo a alguien que acababa de aspirar helio para tener esa voz tan horrorosa… Y encima que toda la parte final es Graysmith hablando sin parar… Un suplicio.

Aun así, para el recuerdo cinematográfico, por lo menos una imagen y dos secuencias: El coche de Graysmith saliendo de la ciudad en medio de las brumas matutinas, el encuentro de Graysmith con uno de los posibles asesinos y el segundo asesinato, tan lleno de tranquilidad como tensión y con un final completamente shockeante.

Te queremos, Fincher. No cambies.

PD: Se me olvidó comentar otro de los grandes meritos de Fincher que es tomar a un actor mediocre como Dermott Mulroney (basta con recordar como el solito se cargaba el nivel interpretativo de My Best Friend Wedding (Además, nadie puede creerse que Julia Roberts pudiera estar loca por un soso como ese)) y ponerle en pantalla sin que moleste demasiado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s