DESUBICACION

Hace mucho tiempo, coincidiendo con las primeras aperturas de tiendas de cómics especializadas, estuve tonteando con el mundo de los fanzines y los juegos de rol. Éramos todos una panda de devorados que nos pasábamos horas y horas hablando de comics y juegos de rol. Luego fui una vez a una Hispacom, una reunión de amantes de la ciencia ficción; fue un autentico rollo: Yo iba con un par de amigos para que promocionasen un fanzine en el que colaboraba; charlas interminables con títulos como “El estado de la CF en España“, homenajes a escritores españoles y mucho, mucho coñazo y autobombo. Allí me corrí una de las mejores juergas de mi vida, ya que a la Hispacom fue un grupo de Trekkies que tomaron un bar al asalto y se encargaron de servir “cerveza Vulcaniana“, “Jugo Klingoniano” y demás bebidas que aparecían en las series del universo trekkie. El sabor era asqueroso, pero ellos llevaban meses haciendo distintas pruebas para conseguir cervezas moradas y que soltasen humillo. Yo me pillé una cogorza del tres y acabé con los amigos bailando bacalao (sin música) en la habitación, mientras uno encendía y apagaba la luz en plan disco total. Al día siguiente, la consabida resaca y una charla acerca del universo Trekkie. Yo flipaba porque hablaban de los personajes como si fueran reales. En el capitulo tal, Picard le dice a fulanita que la protegerá y la mira con lascivia y… Entre la resaca y lo friki que era todo aquello pensé que había entrado en un universo alternativo.

Con el paso de los años me alejé de ese mundillo y, recientemente, me metí en un foro de CF para ver que se cocía, para buscar paginas a las que mandar cuentos y concursos de CF; además de enterarme de novedades que leer… Pero generalmente eran mensajes tipo: “He puesto un nuevo cuento en mi pagina“, o: “Me han dado un premio en tal sitio“. Me topé con el mensaje de fiesta aniversario de una pagina de CF que se celebraba en Madrid y mandé un mail al administrador diciendo que no me conocía de nada pero que quería ir. Me contestó automáticamente que encantado. El día de la reunión estaba súper atacado: Qué me encontraré allí? Qué no me encontraré? Hice casting de ropa: Una camiseta de Sitges? Hummm, tal vez parezca que me estoy tirando el moco; una camiseta de dibujos animado? Tal vez demasiado friki. Al final una camisa, que pensé que era demasiado seria pero que, sacada de la cintura, era más informal. Dudu me había dicho que no me acompañaría y se me hizo el mundo pedazos porque no me veía con ánimos de ir yo solo. Al final, previa promesa de invitación a una cerveza y porque tenía curiosidad, me acompañó.

La reunión era en una taberna irlandesa cerca de casa de Dudu. Cuando llegamos nos dimos de bruces con un montón de frikis de mas de treinta años, de escaso gusto en el vestir y peor percha para llevar la ropa. Nos pedimos yo una cerveza rubia y Dudu una Guinnes y, al ir a pagar, el camarero nos dijo que lo pagaba la página de CF. Dudu y yo miramos a nuestro alrededor: Grupos cerrados que hablaban de cosas que me parecían sin sentido; mucho rollito gente que no folla y habla de tías. Al final me acerqué a uno de estos grupos y pregunté por el dueño de la página. Ahí ya empezó el infierno.

Ves a ese tío de ahí, ese que parece que no ha follado hace mucho? es él“. Y otros por detrás decían: “Si, el que hace mucho que no folla“. Me presenté al administrador de la pagina que me dijo que todo ok, que me integrase. Pero como integrarse cuando ves muros de cemento a tu alrededor? bendije a Dudu por acompañarme y me puse a hablar con él de esto y aquello, mientras ponía en marcha la escucha dicotómica que desarrollé en el tiempo de la radio (Vamos, que puedo escuchar dos cosas a la vez y, en la mayoría de los casos, enterarme): Las conversaciones eran endogamicas, se mandaban comentarios y relatos de unas paginas a otras, entre ellos mismos, en un circulo sin fin.

Al final vino el administrador y me pidió que le hiciera una foto con alguien; tras hacérsela se quedó con nosotros, se presentó y pensé que sería buen momento para tener una conversación sobre CF con un igual (Que era lo que yo buscaba desde el principio). Así que retomé el tema de Soy-Leyenda-película-es-caca-prefiero-la-novela. Y me dijo que no la había visto, pero que ese domingo le esperaba el espectáculo de Aliens Vs Predator 2. Contuve mis comentarios típicos, estilo “pero eso es una mierda!”, sonreí y busqué un nuevo tema de conversación. Empezó el partido de tenis.

Yo: Estoy redescubriendo a Isaac Asimow. Él: Superado.

Yo: Philip K. Dick fue mi Ídolo de juventud. Él: Sobrevalorado y pesado. Prefiero sus novelas pequeñitas. Yo: Ah, yo también, adoro El Ojo en el Cielo y Tiempo desarticulado. Él: No las he leído. Fin del tema.

Yo (cada vez más inseguro): Neal Stephenson? Él: No aguanto los libros gordos.

Yo: Hace mucho que no veo la tele, me grabo en regrabables las series y las veo en la tele. Él: Pues podrías vender tu tele y sacarte unas pelas. (Nota mental: Este tío es jilipollas). Él (Continuando): En Bea La Fea estiran las cosas hasta el infinito. Los guionistas se meten en los foros para ver qué quiere la gente. (Dios, pensé, este tío ve Bea La Fea).

Yo: Blade Runner nueva versión, innecesaria. Él: Si. Hay aquí un tío que tiene un blog sobre Blade Runner que es muy completo. Yo: Prefiero Alien. Él: Si.

Oh, Dios, me he encontrado con una persona más categórica que yo. Esto es sufrir una cura de humildad y una promesa de ser menos categórico. (a ver si la cumplo).

Yo: Ahora me ha dado por ver películas de terror italianas. Él: El Giallo, no me interesa. Yo estoy enganchado en el youtube a Bollywood. Yo: Ah, son muy divertidas. He visto el Drácula bollywudiense y aluciné. Él: No, yo me bajo los clips que tienen colgados.

A estas alturas del partido, yo estaba seguro de que mi sonrisa se había congelado y tenía cara de asco, así que me obligaba a sonreír más y más, sin estar seguro de si estaba sonriendo o si parecía el Joker de Batman. Dudu estaba con su Guinnes y haciendo un ataque a manos llenas a los platos de patatas fritas y panchitos.

Yo: Las películas del señor de los anillos me aburren, y no he visto una sola versión extendida. Él: Una Nochevieja, Jose (y señaló a uno de los grupos blindados) y su mujer me invitaron a tomar copas en su casa mientras las veíamos.

Yo: Prefiero Matrix. Él: La uno, solo la uno. Yo: Si, ahí estamos de acuerdo (Guay!, pensé, un tema de apertura).

Él: Mira, esa tía es fulanita, presidenta de la asociación de nosequé y una trekkie acérrima. Yo: Ah.

Llegó un tío con una ropa espantosa que le quedaba como el culo (Coño, que ya no se llevan los jerseys por encima de camisas con el botón del cuello cerrado y los picos del cuello por dentro), era un premio que le habían concedido no sé dónde. Se lo dieron en medio de un montón de aplausos (Bueno, montón, éramos unos 20). Le dijeron que diese un discurso y él solté que gracias por ir, y que el año siguiente más. Aplausos mientras yo me decía que jamás volvería allí, no gracias.

Y de pronto se escucho entre su congregación: Viva Tal el terror de los gafas pasta. Aplausos y risas y yo sin saber dónde esconderme para que no vieran mis gafas de pasta. (Y es que de pronto caí en la cuenta: Todos llevaban gafas de montura metálica!!)

Así que le dije a Dudu que ya iba siendo hora de irse. Y contestó que si, pero que tenía que ir al cuarto de baño. No se cuanto tiempo estuvo meando, pero se me hizo eterno mientras esta gente daba vueltas alrededor del premio recordando los premios que les habían dado a ellos. Cuando salimos, me di cuenta de que apenas había pasado una hora y poco desde que habíamos entrado, pero fue como mil años.

Gente de casi cuarenta años vistiendo tan mal como en el colegio, como eternos frikis, teniendo conversaciones estúpidas (Y lo digo yo, que soy el rey de las conversaciones inanes), se conocían todos entre si y, como dije antes, retroalimentaban sus paginas con sus cuentos y comentarios, como un grupo cerrado (Bueno, más o menos como este Blog, que sólo mandan comentarios los amiguetes). Cómo son las mujeres y maridos de esta gente?

Decir que me quedé plof y decepcionado es poco. Yo me considero una esponja cultural, me gusta que me hablen de cosas, y hablarlas yo, en un feedback intercultural. Pero aquí no vi nada de eso. Era el mundo del Hispacom, de las tiendas de cómics y el mundo del rol del que hablaba antes, pero en esa época teníamos veintipocos años, y aquí parecía como si apenas hubiera pasado uno o dos días…

Y ya para rematar, el comentario de Dudu cuando le invité a la cerveza (porque ya se encargó de recalcar que nos habían invitado en la fiesta y que esa no contaba). Le comentaba que esa  gente era más friki de lo que yo jamás podría ser. Y él va y suelta: No, lo que pasa es que tú eres más friki que todos ellos, pero tienes los pies en el mundo real.

Así que aquí estoy ahora, desubicado: No pertenezco al mundo de los frikis porque tengo los pies en el mundo real; y tampoco pertenezco al mundo real porque soy demasiado friki.

Cojonudo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s