LO QUE PERDIMOS

1984: Kate tiene 10 años, una vida que no funciona aunque no se de cuenta, y un trabajo: Es detective privado junto con su socio Mickey, un mono de peluche. La vida de Kate se mueve entre un inmenso centro comercial, su colegio y su “trabajo” detectivesco. 2004: Desde 20 años antes, Kate ha pasado a engrosar la lista de personas desaparecidas, y ahora se aparece en las cámaras de seguridad del centro comercial donde perseguía a sospechosos.

Pero Lo Que Perdimos no es una novela de fantasmas, sino una novela que trata sobre el olvido, los secretos, las segundas oportunidades, el perdon y, sobre todo, la soledad. Sus protagonistas, Kurt y Lisa, son personas que no han perdido nada, porque jamás han luchado por nada, que se han estancado en un estilo de vida y no tienen las fuerzas para salir del agujero. Poco a poco, según avance la narración, se va descubriendo como ambos tienen relación con el caso de Kate, como conservan sus secretos sin atreverse a confesarlos, y como llega la epifanía de un posible cambio. Y lo mejor de todo: Narrado sin florituras, sin excesos de dramatismo sino con los pies en el suelo, como tiene que ser una novela que no pretende impactar sino contar.

Para qué negarlo, la novela me tuvo enganchado desde el principio, primero porque la historia de Kate, de lejos lo mejor, refleja a la perfección el mundo de la niñez llena de imaginación… Y porque, además, cuando se va descubriendo la historia de Kate uno no puede dejar de pensar que esa niña ha desaparecido y se le pone a uno un nudo en la garganta. La historia de Kate es tan vívida que uno piensa en esas fotos que se ven de niños en países tercermundistas que están riendo y jugando y te planteas: Cómo cojones pueden estar felices si su vida es una mierda?? Pues esto es lo que pasa con Kate y con Teresa, su extraña amiga, quien también tiene un secreto que ocultar.

El problema de la novela es que la descripción de la vida de Kate, su día a día, es tan brillante y enérgico que, cuando da paso a la historia de los adultos, uno quiere que vuelva Kate… Tal vez el único pero de la novela (tiene más pero son mínimos) es que la resolución sea un poco forzada y demasiado rápida, no satisface todas las expectativas que genera.

Pero a pesar de ellos, hay que esperar mas escritos de esta buena señora, que vio como rechazaban esta novela en cantidad de editoriales y ahora la han traducido en medio mundo. Que se jodan todos los escritores de Best Sellers a los que no han comprado sus novelas por comprar esta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s