WEEDS T3 & T4

Nuestra querida viuda Nancy Botwin se quedó al final de la segunda temporada en un Cliffhanger que parecía imposible de superar, rodeada de pistolas y asesinos. Pero como los guionistas son muy hábiles y ya lo tenían todo pensado, consiguió salir más o menos indemne de la situación… Aparte de mandar al carajo del todo su situación económica, familiar y social.

La tercera temporada de Weed empieza como un cañon, con todos los personajes en su punto de salida. Las situaciones van acelerándose mientras el cerco policial alrededor de Nancy se va cerrando. Pero de pronto la serie se estanca, ocurren cosas importantes pero hay una especie de cansancio, de sopor, que impide que nos impliquemos y estemos interesados en lo que ocurre. Tenemos apuntes importantes y brillantes, como la escuela de verano a la que va el hijo menor, que realmente esconde una iglesia fundamentalista (genial ese juego de Cluedo que siempre acaba tratando temas religiosos)… También tenemos a un Matthew Modine reaparecido en un papel a su medida: De Fullero, de vendescobas (Realmente esta serie debería llevarse una medalla por dar papeles a su medida a actores y actrices que estaban desaparecidos en combate). Y de fondo la absorción de Agrestic, la urbanización donde todo tiene lugar, por la Totalitarista y religiosa urbanización Majestic… Y aunque no dejan de pasar cosas, la pereza nos domina. Hasta un final incendiario, en el sentido literal, cuando la protagonista (gracias a los guionistas) decide dejar todo atras y empezar una nueva vida. Muy divertido su cierre de temporada homenajeando la presentación oficial de la serie, pero con todas las localizaciones ardiendo.

Y así comienza la cuarta temporada, con aires nuevos, limpiándose de secundarios inanes y en un lugar fronterizo… Junto a Tijuana. La serie se beneficia de estos cambios: Nancy no es capaz de mantenerse alejada del fuego y pronto se meterá en líos, Celia Hoddes (Genial Elizabeth Perkins) continua su descenso a los infiernos convirtiéndose en la yonki definitiva. Agujeros que comunican tiendas de premamá en un centro comercial de EEUU con un tugurio en Tijuana, Espaldas Mojadas pasando a la tierra “prometida”, desenfrenos sexuales entre adolescentes y mujeres adultas desesperadas, eutanasias, pajas incestuosas, amores tempestuosos, alcaldes corruptos, triángulos sexuales entre niños. Todo parece nuevo y divertido y, sobre todo, tiene ese aire alucinado que flota sobre la serie, en el que uno no sabe a qué carta agarrarse.

Así que un aplauso a los guionistas y creadores, que han sabido remontar el bache y han llevado la historia un paso más allá… Eso si, hasta cuándo continuará nuestra viuda Nancy con vida?? porque parece que si no se mete en líos, no es capaz de respirar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Television, TV EEUU. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s