Hiroshima

Hiroshima, tal como cuenta la historia, fue completamente devastada tras el estallido de la bomba atómica de 1945. Anteriormente construida con madera y elementos ligeros, sólo los pocos edificios hechos con hormigón, como el Atomic Dome, siguieron en pie.

Así que es una ciudad que se hizo completamente nueva y, aunque me temía que fuera un homenaje a lo ocurrido, una ciudad que viviera de las muertes, no resultó nada de ello. Era una ciudad luminosa, con calles amplias que pudieron trazarse a lo largo de años. Pero no tiene mucho más, su historia es la de la bomba atómica y la de un puñado de parques y un castillo que no me dio tiempo a ver.

Lo que mas sorprende es que el paseo de la paz, que lleva hacia el parque conmemorativo, recuerde a la castellana de Madrid, con edificios altos a un lado y otro y un paseo ajardinado y peatonal en el centro. Mucho no se lo han currado, o tampoco han querido hacerlo.

El Peace Memorial Park me daba un poco de canguelo, es que estos sitios que viven de la muerte me echan para atrás. Pero me encontré un parque luminoso y agradable, que me encantó por sus estructuras setentonas y grises de hormigón y acero. Hay un poco de tufillo de “vale, me lo creo porque si”, en un monumento dedicado a los niños, supuestamente fomentado por un crío de 12 años, que enfermó y murió tras la explosión. Pero en su interior hay una campana que los turistas hacen sonar y que da un aire grave y molón al sitio.

El interior del museo es sobrio y, en su mayor parte, elegante. Tan sólo en algún momento se recrea en lo ocurrido, como la presencia de maniquíes con la piel colgando que representa el estado en que quedaron los supervivientes. Están los relojes que se pararon en la explosión, una reproducción de la cúpula del atomic dome; lo mas impresionante fue la colección de dibujos y explicaciones que llevan hacia la salida, narrada como un “cuento de terror” que de verdad cala. En la planta sótano había una exposición fotográfica de Yuichiro Sasaki. Una autentica gozada y la demostración de que, ocurra lo que ocurra, la vida siempre continúa. En sus fotografías vemos como Hiroshima vuela a la normalidad tras la explosión, la aparición de chabolas, los nuevos huérfanos yendo al colegio, como volvieron a utilizar el río como parte vital de sus vidas, los análisis rutinarios, las muertes. Es como cuando uno ve fotos de bodas y celebraciones que tuvieron lugar durante la guerra civil española… La vida y lo cotidiano siempre se abren paso.

En esta exposición también ponemos rostros a fallecidos, viendo sus objetos personales en urnas. Tareas escolares, cartas de aceptación en escuelas. Y lo más impresionante, en un mural vamos una serie de lugares de la ciudad, con fotos tomadas a lo largo de años desde el mismo encuadre. Se ve la devastación, luego la aparición de chabolas y como las chabolas van dando paso a una nueva ciudad.

Como hacia muy bueno y los cerezos estaban en flor, las orillas del río y los parques estaban llenos de gente comiendo y bebiendo. Estos japoneses no perdonan ni una. El hipocampo, el hipocentro donde tuvo lugar mas concentración de calos, no me impresionó mucho, ya que se trataba de una pequeña lapida de marmol en una calle pequeña. El Atomic Dome, edificio que sobrevivió a la explosión y que en casi un símbolo de la ciudad molaba. No tuvimos más tiempo de ir a ver cosas, así que nos metimos en un bar a probar los Okonami-Yaki: Que no sabía decir si es una torta, una especie de hamburguesa o qué demonios es, pero estaba bien buena.

Corriendo a la estación a pillar el tren a Himeji. Es un tren llamado Silver Star, un tren silencioso en el que se ruega no se hable alto, no se enciendan ni móviles ni aparatos de escucha de música y, sobre todo, que no anuncia sus paradas. Así que uno tiene que estar pendiente no sea que se nos pase la estación. Todo un descubrimiento este tren.

Esta entrada fue publicada en Japon, Mi Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s