SHERLOCK T1

Con Jeckyll, Steve Moffat, dio a luz una serie extraña por donde se paseaban, además del tandem Jeckyll/Hide, grupos en la sombra, conspiraciones casi centenarias, clones, elementos del presente, del pasado y del futuro. La amalgama, aunque extraña y a veces forzada, funcionaba y James Nesbitt nunca me ha enganchado tanto como aquí.

En Sherlock, al intentar evitar los elementos marcianos de Jeckyll y hacer un producto más comercial, navega entre dos aguas, a veces tiene grandes aciertos con las soluciones visuales al rápido proceso mental de Sherlock o la lectura de los sms que se mandan, como usa elementos más esperables como utilizar internet para atar cabos. Asimismo, con Watson han conseguido crear un personaje proactivo, con capacidad resolutiva, que es capaz de disparar a matar sin mover un solo musculo, aunque aún les queda camino para lograr buenas secuencias con química entre ambos personajes.

Los guionistas/creadores insuflan cierto humor en la serie que humaniza a Sherlock, siempre al borde de ser odioso.

Pero, aun así, la mezcla funciona a ratos; El primer capítulo, A Study In Pink  es brillante, es una declaración de intenciones desde el principio, con la presentación de todo un plantel de personajes que irán apareciendo: Lestrade, el ama de llaves, el genial Mycroft Holmes (Con una increíble ayudante que, lastima, no ha vuelto a aparecer)… Y en un movimiento lógico, la sombra de Moriarty como antagonista de Holmes. Lo bueno es que respeta toda la primera mitad del libro, y que llegado el momento de la segunda parte, que en el Libro es una historia completamente diferente, aquí se saca una historia de la manga que no desmerece a la primera parte.

En cambio, el segundo capítulo The Blind Banker, es muy tramposo y aunque tiene interés el trasfondo, una mafia china operando impunemente en Londres, va perdiendo gas y sólo algunos momentos más o menos de interés le salvan del naufragio. Y claro, tenemos el epilogo de siempre con Moriarty, pero todo muy típico.

Y como deben tener grandes planes para la serie, ambos guionistas deciden sacar ya a la luz a Moriarty y en The Big Game, tenemos un capitulo grande, muy grande, donde no hay un sólo momento de respiro mientras Sherlock y Watson van resolviendo enigmas y crímenes en un cuenta reloj para salvar a gente. Con unas sorpresas escondidas y moderadas, algunos momentos tensos, la historia llega hasta un final emocionante que, lejos de acabarse, da paso a un Cliffhanger que deja con ganas de más, muchas más ganas de Sherlock.

En resumen: Ojala todos los revival de personajes antiguos fueran como este.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Doctor Who, Television, TV UK. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s