BEDLAM

Al igual que en la novela Nazareth Hill de Ramsey Campbell, un antiguo manicomio con su cementerio/lugar de pasado oscuro, está siendo reformado para convertirse en unos apartamentos de lujo.

El prologo a la primera historia podría ser perfectamente una de esas historias de fantasmas que se cuentan los críos para asustarse: En una noche lluviosa, un hombre recoge a un autoestopista que está muy callado. El hombre pregunta al autoestopista y este da respuestas breves, casi cortantes. Entonces, en la radio, el locutor avisa de que en aquella carretera ya se han encontrado tres cuerpos y avisa a los conductores del peligro. El autoestopista apaga la radio, mira al hombre y le dice: Estás muerto. Claro que la historia no se acaba aquí sino que el conductor realmente está muerto y su espíritu recoge a autoestopistas y les mata. Y por supuesto, el protagonista puede ver muertos y se dedica a hacerles pasar al otro lado.

Serie con elementos de novela gótica de fantasmas, un genero en el que los británicos siempre se han movido como pez en el agua, y añadiendo bastante (demasiado) de las apariciones fantasmales orientales tipo Ringu o Ju-On, y con muchas reminiscencias de El Sexto Sentido, Médium y si apuramos Melrose Place debido a que todos sus protagonistas son guap@s, Bedlam es una serie inglesa de seis capítulos, y a tenor de su baja audiencia no creo que pase de ese número.

En el primer capítulo ya tenemos al grupo protagonista que comparte un apartamento de lujo y no es mal capitulo, sobre todo por su prologo y su epilogo. Pero el problema es que sus personajes son arquetípicos: El visionario al que todo el mundo llama loco, el informático Gay con un hermano asesinado, la prima ambiciosa que vivió muchos años en el manicomio y la amiga de toda la vida que no se sabe muy bien de qué vive y que es el personaje más flojo.

Aunque la historia principal va avanzando capítulo a capítulo, no acaba de arrancar y se queda en simples historias en los que un inquilino ha cometido un pecado y un fantasma del manicomio quiere hacérselo pagar… Fantasmas moralistas, lo que faltaba. Una mujer atropella dos niños, pues un fantasma sufrió la muerte de sus hijos por atropello. Con tantos “inquilinos” en el manicomio durante 300 años supongo que si un tipo mata a su mujer metiendo su cabeza en el culo de un camello en Egipto… pues algún “inquilino” habrá hecho lo mismo y se pondrá a hacérselo pagar. Pero luego viene el protagonista y convence al humano de expiar sus pecados y el fantasma se tranquiliza y se va a otra parte. Y respecto a los protagonistas principales, aparte de las pesadillas recurrentes de la prima ambiciosa, poco que enseñar.

Y así llegamos al capítulo final en el que, por fin, se van sabiendo cosas, un capitulo que aunque tenga su historia de fantasma que da el coñazo, se dedica a dar pistas más que a resolver. Y también es el típico capitulo en el que las cosas quedan en alto para que la gente pida una continuación. Si la serie hubiera tenido más del interés de los últimos quince minutos de su capítulo sexto, posiblemente habría dejado un grato recuerdo. Pero no fue así, y está en el aire una segunda temporada que sospecho nunca veremos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Television, TV UK. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s