SHERLOCK T2

Steve Moffat y Mark Gatiss siguen reinventando y adaptando a los tiempos modernos la famosa creación de Arthur Conan Doyle.

En la temporada anterior nos dejaron con un cliffhanger de escándalo que resuelven con rapidez y cierta brillantez, como si fuera un mini capitulo cómico. Y se agradece quitarnos de en medio a un Moriarty demasiado gesticulante…

Porque empieza A Scandal In Belgravia… Una autentica joya de principio a fin. Un Moffat de primera. El cuento corto en el que se basaba era muy entretenido: Intrigas palaciegas, unas cartas comprometedoras, una mujer dos pasos por delante de Sherlock Holmes… Una mujer que se convierte en La Mujer para Sherlock.

Y es que manteniendo la estructura del cuento original para el primer tercio del capítulo, ante los ojos del espectador se desarrolla un sofisticado juego de Gato y Raton, con Sherlock Holmes e Irene Adler, investigador y dominatrix respectivamente, intentando capturar al otro y sorprenderle al mismo tiempo.

Ya desde que se conocen en “igualdad de condiciones”, la química entre los dos personajes arrastra la historia y deja con ganas de más. Llena de elementos sugerentes como la elección de un sombrero para librarse de la prensa, el tono en el móvil, las lecturas de Sherlock de los trajes de la gente, la triste navidad, el momento a solas entre los dos personajes, nos lleva de pleno a una conspiración mundial que acaba dentro de un avión lleno de siniestros secretos. Una historia sofisticada, retorcida, agotadora, pasional aunque hablemos de Sherlock Holmes y llena de imaginación. No se podría pedir un mejor comienzo de la segunda temporada.

Pero  luego damos de lleno con el escollo de The Hounds Of Baskerville. Si Moffat coge un cuento corto y lo convierte en una enrevesada historia larga, Gatiss toma mi novela favorita de Sherlock Holmes, cargada de elementos de novela de terror, llena de sugerencias, y lo convierte en un juguete banal y bastante previsible. El principio, con las deducciones de Holmes acerca del visitante, la llegada al pueblo y la primera noche dan ciertas esperanzas; pero luego tenemos una simple historia detectivesca cuyo malo se ve venir de lejos siguiendo aquella consigna de: Cuando un tío se hace el guay, es que tiene mucho que ocultar. Eso y el momento, que roza el ridículo, del proceso mental de Sherlock Holmes a lo Tom Cruise en Minority Report. De nuevo Gatiss firma un capitulo intermedio entretenido pero mediocre… O puede que A Scandal… haya puesto el listón demasiado alto.

The Reinchenbach Fall es el tercer y último capítulo de esta temporada y, al igual que el tercero de la primera temporada, el oponente es Jim Moriarty y su tono es mucho más movido. Realmente, Arthur Conan Doyle escribió este cuento para crear a Moriarty como la némesis de Sherlock Holmes y poder cargarse al detective. Aunque no sea un capitulo apasionante, tiene momentos emocionantes más que logrados, sobre todo lo que afecta a la investigación de la desaparición central y cómo gira la situación,  y un tramo final que intenta jugar a despistar al espectador en el toma y daca de Moriarty y Sherlock, aunque el elemento paranoico que plantea es interesante uno ya sabe de qué lado se inclina la balanza. El mayor problema de este capítulo es Andrew Scott como Moriarty, ya que físicamente convence pero parece que acaba de salir de un curso de gesticulación y está probando todo el muestrario.

Final impactante. Plano final que le hace a uno preguntarse: Cómo demonios….??

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Television, TV UK y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s