LUCES ROJAS

Curiosamente, Rodrigo Cortes, productor y guionista de Luces Rojas, coprodujo y escribió una película de genero y bajo presupuesto llamada Emergo, dirigida por Carles Torrens y que trataba exactamente de lo mismo que Luces Rojas: Un grupo de científicos intentan demostrar que un supuesto caso parapsicológico es falso. De alguna forma, vistas las dos películas, Emergo sería como el borrador de Luces Rojas, donde se dejaban plasmadas las ideas desechadas.

Pero mientras Emergo era una propuesta sencilla y directa con una simple función de entretener, a Rodrigo Cortes le ha podido el gusto por la intensidad y la tendencia al trascender en Luces Rojas.

Tras un prologo más que interesante, en el que una comedida Sigourney Weaver y un Cillian Murphy con repuntes de sobreactuación destapan un falso caso parapsicológico y luego dan clases en la universidad sobre los métodos que utilizan los falsos médiums para timar a los incautos. A continuación aparece el personaje de Robert De Niro, personaje sin carisma interpretado con control remoto… Y ya en este momento la película tiene un plano tan tramposo que muestra el artificio: Robert De Niro, que en la película es ciego, sale de un avión y se quita las gafas mirando a cámara para que veamos sus ojos cegados, luego se pone las gafas y baja del avión. Plano sospechoso.

A partir de aquí la película empieza a perder el norte y se convierte en un castillo de fuegos artificiales en el que las cosas ocurren porque el director/guionista/productor/montador quiere: Aparece la chica que se enrolla con el chico en dos segundos; las apariciones de Robert De Niro no tienen interés más allá de darle monólogos supuestamente profundos; el papel de Toby Jones es ridículo.

Los elementos artificiales, los giros de guion forzados, las incoherencias comienzan a acumularse ante el espectador: Una televisión antigua en  blanco y negro con mando a distancia? Un documental grabado con cámaras digitales con sonido viejo y cascado como una película antigua? Un profesor de segunda gritando y amenazando al director de un departamento y no siendo expulsado? Cuándo determina el protagonista que Robert de Niro es una amenaza y lleva a la chica a casa de su padre en un momento muy ridículo? Un Robert De Niro en una secuencia que parece robada/calcada de su papel en El Corazón Del Ángel y que no aporta nada a la historia?

Y llegamos al final con sensación de cansancio, y es cuando la película muestra sus cartas obligando al espectador a repensar la historia desde el principio… Y si que es cierto que deja una sensación de “ah, pues este punto final mola” y uno se explica muchas cosas, pero también deja la sospecha de que si Luces Rojas hubiera ido por este camino desde el principio en vez de jugar al despiste estaríamos viendo una película mucho mas interesante.

Puede que Emergo sea la hermana menor, una especie de borrador para Luces Rojas, pero tiene un resultado mucho más cerrado y satisfactorio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2010's, Cine, Fantaterror Hispanico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s