NO DO

Elio Quiroga vuelve al cine fantástico después de La Hora Fría, y al igual que aquella el resultado de NO DO es irregular pero siempre tiene momentos a los que agarrarse.

Antes que nada, para los más jóvenes de la fila quinta: Qué era un NO DO?

Un suceso terrible ocurrió en una casa que anteriormente fue un orfanato, un cura que trabaja investigando posibles milagros tiene una crisis de fe a causa de la muerte de una prostituta que podría ser una santa, una mujer que fue descubierta en el orfanato y que ha permanecido un montón de años en coma despierta y se va a vivir, ¿Adivinan donde? pues junto al orfanato, y una pareja con su hijo recién nacido van a vivir a la casa… Ah, sí, la mujer de la pareja ve a su hija muerta diez años atrás, también se descubre que la iglesia organizaba la grabación de los No Dos secretos para atestiguar los milagros y falsos milagros y que nadie puede ver bajo pena de excomunión.

Jesús, qué agotador. Y ese es el principal problema de NO DO: Quiere tocar muchos palos desde el principio y al principio uno no sabe de qué va aquello porque todos los personajes son como mohínos, sosos, y por el estilo cambiante de Elio Quiroga: Sucio y rayado para el pasado y frio para el presente. Su cinematografía aquí es tan expositiva que aleja la implicación del espectador.

Asimismo, el casting remata la historia porque lo protagoniza Ana Torrent, que parece mentira que sea esa niña perturbadora de “El Espíritu De La Colmena” y “Cría Cuervos”, ya que su languidez es desquiciante. Su marido en la pantalla, Francisco Boira, no aporta mucho excepto dormir profundamente cuando los ruidos sobrenaturales despiertan a Ana Torrent. El tercero en discordia, Héctor Colomé, si llena más su papel de cura lleno de dudas… Posiblemente porque es el mejor personaje.

Aun así, hay destellos de interés la historia: La relación entre la madre y la niña fantasmal, la existencia de un ectoplasma tanto malvado como de santidad, el secreto del orfanato y los métodos expeditivos de la iglesia para cortarlo de raíz, los NO DO secretos, la historia de la prostituta santa… Y sobre todo la demostración de como una imagen cambiada de tono puede ser una gran mentira.

Pero son sólo eso: Destellos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2000's, Cine, Fantaterror Hispanico y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s