LA TUMBA DE LA ISLA MALDITA

Un hombre llega a una isla indeterminada para enterrar el cadáver de su padre, un historiador. El problema es que de su padre sólo han encontrado la cabeza ya que murió aplastado y decapitado por una antiquísima (y pesadísima) tumba que perteneció a la hermosa prometida de un emperador francés…

Ya desde el principio sabemos quién es el malo, lo que estaría bien si este fuera lo suficientemente interesante o que hubiera un giro final que subiera puntos a la función, tal como sugiere cierto plano a mitad de película en el que muere un lugareño y nos escamotean la cara de su asesino. Pero no, al final el evitarnos enseñar el rostro del asesino obedece en principio al hecho de que se añadió nuevo material, a cargo de Ray Danton para su estreno internacional.

Y lo cierto es que se notan dos manos tras la cámara: Una de ellas, posiblemente la de Julio Salvador, se encarga de la narración convencional mientras que la de Ray Danton se encarga de planos de relleno, con aire de extrañeza alucinógena. Son los momentos más sugestivos debido a que utiliza contraluces, grandes angulares, iluminaciones extrañas y cuerpos en posturas imposibles y que me resultan los mejores momentos de la película, como los que tienen lugar fuera de la tumba del título, el asesinato en la playa y el encuentro de los cadáveres de unos lugareños.

La película de Julio Salvador comienza bien, con agilidad, y en menos de media hora ya te han contado la historia de la tumba, de la mujer vampiro que está dentro de la tumba, y la han abierto… Claro que por el camino surgen unas cuantas dudas: ¿Por qué demonios utilizan la tumba para decapitar al padre del protagonista? ¿Acaso es para atraer al protagonista para que abra la tumba? Quiero decir que cualquiera podría haber abierto la tumba y así se ahorran la espera. La otra duda es: ¿Quién es ese secuaz mudo del malo que se pasa la película corriendo vestido como un cavernícola? Nadie sabe de él, así que no se sabe de dónde viene ni a dónde va.

El problema es que luego la película no acaba de coger velocidad: Hay una cuenta atrás para evitar que la mujer vampiro salga de su tumba, pero se pasea por la isla sin ningún problema, además de que aunque necesita sangre para coger fuerzas, tiene al protagonista a su disposición en un momento dado pero le deja para irse a morder cualquier otro cuello. El final es previsible pero a pesar de ello resultón y la historia continua a base de fotografías en los títulos de crédito.

Teresa Gimpera cumple haciendo de la hermosa (pero no joven) Hannah, y su presencia da el pego abriendo y cerrando la capa de vampira. Lo mismo para Andrew Prine y Mark Damon (aunque este tiende a la sobreactuación y enseña demasiado la dentadura) como los galanes y Patty Shepard como la joven que, desde el principio, está ahí para montárselo con el protagonista.

Así que La Tumba De La Isla Maldita se convierte en una película de vampiros correcta, sin más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1970`s, Cine, Fantaterror Hispanico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s