VICENTE ARANDA

No hay nada peor que te obliguen a algo, y si los que te obligan son profesores mucho peor. A qué viene esto? A que en la facultad unos odiosos profesores nos obligaron a ver la filmografía entera de Vicente Aranda, y a todos nos repateaba las narices. Sí que es cierto que alguna de sus películas me parecieron interesante, sobre todo la enfermiza “Fanny Pelopaja”, pero las tendencias de viejo verde del director, unidas a un par de veces que vino a dar charlas sobre el ciclo que estábamos viendo, y que cuando abría la boca era para soltar alguna estupidez… Pues todo eso me puso en contra de Vicente Aranda.

Pero rectificar es de sabios, y si es cierto que la mayor parte de su filmografía me sigue pareciendo poco o nada interesante, a veces hay que dar pasos hacia atrás y echar un vistazo a sus primera obras, muy modernas y extrañamente hipnóticas.

“Fata Morgana” fue su primera película allá en 1965, escrita junto a ese pedantuelo que se cree genio que es Gonzalo Suarez… Fata Morgana une el universo de un erotómano y de un pedante y realmente es un sin sentido (y el mejor ejemplo es la secuencia en la que Teresa Gimpera habla con Antonio Ferrandis en un columpio que da vueltas, lo que dicen es  un montón de mamarrachadas, pero está tan bien rodada que uno no puede despegar los ojos de la pantalla), una especie de Puzle donde cada uno tiene que poner sus piezas.

Teresa Gimpera, hermosa pero muy mala actriz, es una modelo que vaga por una ciudad vacía y recorrida por camiones militares avisando de que evacuen la ciudad antes de que ocurra lo mismo que ocurrió en Londres; Antonio Ferrandis, antes de verse condenado por el personaje de Chanquete de Verano Azul, interpreta a un conferenciante que denuncia la existencia de mujeres condenadas a ser asesinadas sólo porque nacieron victimas y que se disfraza de diversos personajes para encontrar a dicha victima; también hay por ahí un grupo de jóvenes que roban carteles de Teresa Gimpera, un agente que debe proteger a la siguiente víctima y una extraña mujer que sobrevivió a lo que ocurrió en Londres y que ahora pasará en esta ciudad.

A poco que uno ponga de su parte, Fata Morgana se revela como una película fascinante, con un universo propio y cerrado, donde se combinan elementos de pedantería (Como las mujeres envasando las piezas de un individuo que no para de soltar chorradas) con extrañas secuencias de acción (el agente siendo perseguido por unos individuos que quieren hacer de él su esclavo), ciencia ficción (el recuerdo de la superviviente de Londres de lo que la ocurrió allí), un poco de erotismo, algo de psicopatía… Pero, aviso al que se atreva, si a los cinco minutos no te interesa lo que estás viendo, déjalo rápidamente porque cada vez es más densa.

Y ya fue en 1972 cuando Vicente Aranda decidió hacer una adaptación del “Carmilla” de Sheridan LeFanu, el primer vampiro femenino de la literatura. Aunque el resultado es bastante más accesible que Fata Morgana, sigue siendo complejo, lleno de extraños momentos y de posibles lecturas. Una joven Maribel Martín se casa con Simón Andreu, quien en aquellos momentos estaba en boga. Es su viaje de novios y llegan al hotel donde pasarán la noche de bodas, pero tras una extraña visión/violación en su suite del motel la novia le pide ir al viejo hogar de su marido. Allí conocerá la leyenda de Mircalla, una antepasada de Simón Andreu, quien eliminó a su marido tras la noche de bodas. Con una sexualidad desbocada, a destacar el momento en el palomar y una escena de felación que extrañamente pasó la censura franquista, con elementos fantásticos como los sueños y la aparición recurrente de un cuchillo y sobre todo la aparición de una mujer en la playa, en un momento lleno de erotismo y bizarrismo todo a la vez, la Novia Ensangrentada es una película extraña pero, al igual que Fata Morgana, muy bien rodada y muy adelantada a su tiempo. Con un grupo cerrado de personajes, un casting más que logrado (a destacar el rostro de Alexandra Bastedo, una actriz sin mucha suerte y a quien veremos en “Odio Mi Cuerpo” de Leon Klimovsky y “Estigmas” de José Ramón Larraz), “La Novia Ensangrentada” merece una revisión y sobre todo que el tiempo la coloque lejos de la sombra de su avejentado creador.

Esta entrada fue publicada en 1960's, 1970`s, Cine, Fantaterror Hispanico y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s