SITGES 2012 (5 de 7)

Erase una vez un par de señores llamados Drew Goddard y Josh Whedom que decidieron hacer la película definitiva de terror para adolescentes. Así nació Cabin In The Woods, que por problemas legales de productoras y demás tardó  mucho en ver la luz. Y hay que decir que el resultado es y no es la película definitiva para adolescentes. Los guionistas y el director recurren a todos los tópicos, a lo más típico, y luego le dan la vuelta con explicaciones para esas preguntas que todos nos hacemos: ¿Por qué se van a follar en medio del bosque? ¿Por qué se separan en vez de permanecer juntos? ¿Por qué las rubias son las tontas? Williamsom y Wes Craven ya empezaron el camino en su primer Scream, pero se perdieron a mitad. Cabin… no es una gran película, pero si es una película necesaria para dar un toque de atención a los nuevos cineastas pidiéndoles que salgan del estancamiento creativo en el género que nació en los setenta y aun sigue dando coletazos. Gamberrada de realización correcta e imágenes y momentos para el recuerdo. Ahí es nada.

Del director Ben Wheatley había visto la película anterior a esta, The Kill List, un ejercicio de película de ritmo lento y mal rollo continuo. Así que mi acercamiento a este Sightseers, por mucho que dijeran que era una comedia, fue cauto.

Y hay que decir que el resultado es más que satisfactorio, con una película de producción muy pequeña que cuenta la historia (interpretada por los propios guionistas) de dos peli cuarentones que se encuentran en clase se capoeira y se  emparejan cuando ya no daban un duro por ello y deciden irse unos días por Irlanda a ver todos los museos absurdos que encuentren por su camino como el museo del Tranvía o el museo de los lápices. Ella está dominada por una madre que finge estar enferma y que la acusa de una terrible perdida que ha sufrido poco antes, él ha tomado un año sabático para escribir una novela que le haga rico. Pero por el camino cada uno irá descubriendo cosas del otro que no le gustan mucho, eso y que van dejando un reguero de cadáveres a su paso.

De ritmo placido pero no aburrido, de producción barata pero justificada, de humor negro y salvaje que no decae en ningún momento y hace soltar las carcajadas continuamente.

Vale, no me voy a alargar mucho con esta película, ya que casi todo el mundo la conoce. Solo decir que hacia como quince años que no la veía y me emociono como la primera vez. Es una película de estados de gracia, y es imposible que Steven Spielberg pudiera dirigirla de otra manera, es impensable que John Williams compusiera otra música, y es innegable que todos los actores funcionan como un reloj.

Un clásico que reverdece.

Vamos a partir del hecho de que he visto cuatro de las cinco películas de Rob Zombie, y que no solo no me han gustado sino que me han irritado bastante porque como músico no le conozco pero como director y guionista me parece muy sobrevalorado. No veo nada novedoso en el, ni transgresor… Puedo aceptar que sea un reciclador, pero bastante malo. Vamos, que si le pides a Rob Zombie que te arregle la casa, te la pinta de negro, te pone su música a todo volumen, se mea en los rincones y te llena las paredes de fotos de su señora y de tías enseñando las tetas.

Dicen que Lords Of Salem no se entiende, pero eso es que se han dormido: La historia no solo es sencilla, sino que es para tontos muy tontos, faltan los letreros de “Esta Usted Aquí”… Otra cosa es que la historia interese, porque no lo hace y punto. No hay personajes ni hay crescendo de la historia, las interpretaciones son con el piloto automático puesto, los sustos son con golpes de sonido o música para que la gente sepa que tiene que saltar, roba a Carpenter a manos llenas, y también se encarga de robar al Polanski de Rosemary’s Baby.

Y eso, que la película empieza, continúa y luego acaba, pero interés nulo.

¿Película independiente de ciencia ficción y comedia romántica?

La historia parte de un hecho real: En los años noventa apareció en los anuncios por palabras de un periódico un anuncio buscando un compañero para viajar en el tiempo, afirmando que no era mentira y que el viaje podría ser peligroso. Un periodista vago y dos becarios se ponen a trabajar con la historia buscando a la persona que ha puesto el anuncio.

El resultado olía mal al principio, pero nos encontramos una película honesta con pocos personajes y situaciones, que da de sí lo que puede con su escaso presupuesto. Algunos momentos más logrados que otros, actuaciones ajustadas (aunque al actor viajero del tiempo le falte carisma) y resultado discreto aunque yo habría dejado la respuesta a la pregunta ¿Pero hay viaje en el tiempo o no? En el aire. Disfrutable en una tarde tonta de domingo.

Un anciano Frank Languella protagoniza esta versión futurista de Driving Miss Daisy, sustituyendo a un conductor negro por un robot de nueva generación. Robot & Frank es una película muy agradable, que se ve con una sonrisa en los labios gracias a una historia sin muchos sobresaltos. Se hubiera agradecido algún giro de guion más, aunque alguna sorpresa cae, porque su historia es demasiado simple y blanda… Pero la intención de director y guionista es solamente ofrecer un entretenimiento básico y punto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s