SITGES 2012 (7 de 7)

No sé quién demonios es Harmony Korine, y no he visto sus trabajos anteriores con Larry Clark… Así que me acerqué a este Spring Breakers en plan virginal… Y ahora ya puedo decir que sé quién es Harmony Korine y que no pienso ver ninguna película más suya.

Básicamente Spring Breakers es un videoclip de hora y media, alargado hasta el infinito y que se aprovecha del cierto morbo que pueda despertar que dos niñas Disney como Selena Gomez y Vanessa Hudgens estén todo el rato en mini bikini fumando drogas y bebiendo alcohol.

Mucha música a todo volumen, mucho imagen sentida (o queriendo sentir) para una historia que ya está vista: Una crías de pueblo, aburridas de su vida, deciden darse la vida padre en Florida durante las vacaciones; como no tienen un duro atracan una cafetería (Esto si me dejo con la boca abierta porque es un plan secuencia rodado desde dentro de un coche) y se largan a Florida, donde alquilan unos ciclomotores y se van de juerga todo el rato hasta que acaban metiéndose en líos y siendo detenidas. Y ahí aparece un extraño y delirante traficante de drogas llamado Alien.

Todo es muy intenso, muy lleno de momentos que quieren llegar al publico o por lo menos extrañarle, como ese momento que arrancó carcajadas en la sala con el traficante de drogas tocando en el piano una canción de Britney Spears mientras las chicas, vestidas con pantalones de chándal y un verdugo color rosa chillón, bailan haciendo un corro con escopetas en sus manos… Fantástico.

Pues eso, que lo único original de esta película es la forma de ser contada, aunque para ello tengamos que soportar a cientos de persona bebiendo y haciendo trastadas. Básicamente es el punto nihilista del Less Than Zero de Brett Easton Ellis llevado a un punto aun más nihilista porque no es sólo que nada importe a los protagonistas, es que nada importa a los espectadores.

Aun así, hay que reconocer que su fotografía es de primera, llegando al extremo de llenar la pantalla de colores fosforescentes y ácidos, con muelles de madera reconvertidos en paseos rosa brillante y con las chicas llevando unos minibikinis que resplandecen.

El final es rápido y abrupto, lo mejor de la sesión, pero para llegar aquí hemos aguantado más de hora y media… Y el tiempo es oro, señor Harmony Korine, así que no cuente conmigo para su próxima película para pajilleros de pro.

Esta es la aburrida película austriaca de la aburrida historia de una mujer aburrida en medio de la aburrida campiña austriaca. Va con unos amigos suyos que la dejan en la casa y se van a dar una vuelta al pueblo más cercano; cuando se levanta al día siguiente comprueba que hay un muro invisible que la separa del resto del mundo. Los días siguiente comprueba que el muro invisible abarca una amplia zona y que ella se encuentra atrapada con un perro, un gato preñado, una vaca preñada y animales salvajes.

Narrada con voz en off todo el rato, no sabemos nada de la protagonista pero fijo que trabajó en el campo porque de pronto se pone a plantar patatas, a segar el heno, a cortar la paja, a ayudar a parir a la vaca, a ordeñar, cuando llega el verano se cambia de una casa a otra montaña arriba…

Así que tenemos una película de principio fantástico (aunque recuerda mucho a El Ángel Exterminador de Luis Buñuel salvando las distancias) que luego se convierte en un capitulo oscuro de Heidi mezclado con un manual de autoayuda cristiano porque la mujer, aislada del mundo, alcanza la paz y la espiritualidad. Y cuando al final de la película aparece un hombre, se comporta como un animal cargándose a la mitad de los animales antes de que la mujer le mate a tiros. Así que la lectura es fácil: La humanidad es mala, la humanidad acaba con la paz, la humanidad sobra de la tierra… No es que esté en contra de esta lectura (es más, estoy bastante de acuerdo), pero el problema es que The Wall es terriblemente aburrida.

Auténtica maravilla animada de Mamoru Hosona, típica película que se ve todo el rato con una sonrisa en la boca y que te hace echar alguna lagrimilla como te pille con el día fácil. Una mujer se traslada con sus dos hijos al campo, los niños son híbridos entre humano y hombre lobo y deberán elegir si quieren ser humanos o lobos. Y de eso va la película, como la mujer y sus hijos van desarrollando sus vidas, el colegio, sus amigos, pequeños dramas y demás… Todo esto con mucho humor fácil pero resultón.

Como en su película anterior, Summer Wars, Hosona tiene un discurso amable, en el que la familia es el centro del universo, y teñido de ecología básica. Todos los personajes tienen encanto, y recuerdan mucho a Mi Vecino Totoro de Hayao Miyazaki. Lógicamente en la parte final hay un desencadenante que pondrá a cada personaje en su sitio, y aunque sea algo que se ve venir desde mucho antes es un momento emocionante y bien hecho que es imposible sustraerse al encanto.

Pues eso, una película de buenas intenciones, y mejores resultado que deja con ganar de irse a vivir al campo.

Aquí tenemos uno de los platos fuertes del festival, la siguiente película de Rian Johnson después de su acercamiento al cine negro via cine adolescente en Brick. En Looper vuelve al cine negro y le añade unas gotas de cine del oeste y remueve todo con toques de ciencia ficción ciberpunk. Añade al actor fetiche de Johnson, un Joseph Gordon-Levitt cada vez mejor actor, y a Bruce Willis haciendo lo que mejor sabe…

Y el resultado es bastante aparente y entretenido. Ya desde el principio vamos a saber que la historia no va a parar en ningún momento: Gánster, asesinos a sueldo, viajes temporales y cadáveres viniendo desde el futuro.

El titulo viene de los asesinos a sueldo que se encargan de eliminar a la gente que las mafias mandan al pasado, y el problema es que hay alguien treinta años en el futuro que les va a poner las cosas difíciles a estos Loopers.

Aunque la película tiene un ritmo imparable, aunque el diseño de ese futuro gobernado por mafias sea impecable a pesar del bajo coste de la película, el problema surge en cuanto que su argumento se apoya en varias películas bastante famosas que tienen que ver con viajes en el tiempo…

Pero si se obvia todo esto, es una piedra grande pero Rian Johnson deja de lado el estilo demasiado lento de Brick y consigue hacérnosla tragar, nos encontramos a unos actores entregados, a unos efectos especiales resultones y a alguna sorpresa que hacen de Looper un muy buen ejercicio de cine de género (s).

Hay que esperar con ganas las siguientes películas de Rian Johnson.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anime, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s