666 PARK AVENUE T1 1 – 6

Poco a poco los protagonistas de “Lost” van volviendo a la pequeña pantalla: Ian Somerhalder reina en The Vampire Diaries, Michael Emerson es uno de los protagonistas de Persons Of Interest, Jorge García se pegó el batacazo con esa mediocridad llamada Alcatraz y hace cameos en series como Fringe y Once Upon A Time, donde también encontramos a Emilie De Ravin, quien poco a poco va ganando terreno con su personaje de Bella.

Y ya ha vuelto al que esperaba con más ganas: Terry O’Quinn, en un personaje hecho a su medida, el intrigante y misterioso Gavin Doran, dueño y señor del edificio Drake.

Ya la primera secuencia del primer capítulo es una declaración de intenciones: Un violinista en la cima de su carrera, que ha hecho un pacto diabólico  ve que le llega su tiempo de pagar y al intentar escapar, el edificio en el que vive le devora. Por supuesto que Gavin Doran tiene que ver con todo ello.

666 Park Avenue no es una serie muy original porque suena a otras películas de elemento fantástico  Rosemary’s Baby, Devil’s Advocate, American Horror Story son algunos ejemplos; y aunque tienes espíritu de miniseria, es una serie regular que se estira demasiado. Por esto sus primeros capítulos son lentos y tienen picos de interés mezclados con momentos demasiado sosos.

Como suele pasar en series corales, es difícil que todos los personajes tengan el mismo peso, que sus historias enganchen. Y en 666… tenemos un poco de eso: La historia que vertebra la serie, la pareja joven y llena de ilusiones que llega a la gran ciudad, no llega a interesar debido a que la mujer no acaba de encontrar su sitio en la serie… Básicamente el mismo problema que tenemos con la mujer de Gavin Doran, un perchero de lujo y poco más.

Aunque no llega al nivel de fiestas por minuto de The Vampire Diaries, que tiene una por capitulo, en 666… se abusa de los cócteles,  de las cenas, de los restaurantes caros, porque pocas veces aportan nada a la historia y parece un relleno de purpurina.

Pero cada vez que aparece Gavin Doran/Terry O’Quinn, se perdona todo debido a que uno intuye que allí hay una gran historia, y porque se come la escena  aunque sea un secundario. Sus interacciones con los habitantes del Drake, engañando y manipulando para conseguir sus objetivos, son brillantes y dejan con ganas de más.

Con las campanas de cancelación comenzando a sonar con fuerza, las mentes pensantes de la serie han apretado el acelerador y a partir del quinto capítulo todas las tramas se oscurecen, van cogiendo velocidad, los personajes se asientan, se introducen conceptos atrayentes como “los niños del Drake” y por fin Terry O’Quinn empieza a adueñarse de la serie con la aparición de un antagonista a su medida. Sus gestos, sus acciones, dan miedo y hacen esperar grandes momentos.

¿Será verdad o un canto de sirena? Tiempo al tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Television, TV EEUU y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s