JUGANDO CON LA DICHOSA OUIJA

Ouija es una película menor, en muchos sentidos. Nos cuenta la historia de un grupo de jóvenes que viven en un pueblo en Cataluña. Llega una estudiante para pasar las vacaciones con su tío que es cura y encima ciego. Tal como pide la  historia, se hacen amigos.

Estos jóvenes son pijos y despreocupados, le dan a la coca y montan en  moto, y tienen su propio grupo de música (Ya vemos, rebeldes generacionales de libro) y como hay mucho drama, una de las chicas se lleva fatal con su madre dominante y tuvo un lío con uno de los chicos, lo que trae sus gotitas de tensión…

Y mira por donde que un día juegan a la ouija con una tabla que ha sido hecha por el diablo, y uno a uno van cayendo víctimas de la maldición de dicha ouija, escuchando un violín cargante que les vuelve majaras, y de allí solo hay un paso a la leyenda de un violinista famoso cuyo violín fue hecho también por el diablo… Por cierto que esto no lo sabremos hasta los títulos de crédito finales, pero uno se huele el humo desde el minuto cinco.

Vale, aunque está todo muy visto se podría conseguir algo interesante con las localizaciones e interpretaciones. Pero entre la iluminación terrible que no deja ver el pueblo, que las interpretaciones son de traca (Y como la película está rodada en catalán el doblaje es terrorífico) , y que el director Juan Pedro Ortega no sabe colocar los planos correctamente y abusa de los fundidos de negro, incluso dentro de las mismas secuencias (Ejemplo más escandaloso: Una chica sale de una casa, fundido a negro y cuando salimos del fundido se encuentra al otro lado de la puerta de esa casa… ¿Economía de medios o planos que no montan? Yo apuesto por lo segundo), pues tenemos un pequeño engendro.

Ouija suena a película levantada con ánimo de lucro gracias a las ayudas pero con poco espíritu de trascender en taquilla. Hay un elemento que subraya esta idea: El casting es tan malo (pero tan malo que habría que colgar a los directores de casting) que la diferencia de edad entre los “adultos” y los “chavales” es prácticamente inexistente, excluyendo tal vez al tío cura y poco más, y eso da lugar a una serie de momentos risibles como cuando un doctor dice a uno de los protagonistas: “Hace años te puse todas las vacunas infantiles”. Y si no fueron de la misma quinta, pues como mucho se llevan dos o tres años de diferencia, o la madre dominante de la chica dominada a la que pusieron canas falsas por aquello de la edad, pero debió parirla con cinco años por lo menos.

Guion plano, interpretaciones con el piloto automático, casting vergonzante, dirección descafeinada y llena de cortes absurdos… Eso es Ouija.

560837_392460507492752_54872704_n

En ese sentido Sesión 1.16 es mucho más honesta: Hay intereses económicos, cierto, pero parecen más bien buscando rentabilizar la inversión que por que llenarse los bolsillos con ayudas estatales y autonómicas; también se muestra amor por el género fantástico. Y sobre todo juega con la economía de medios, que aunque a veces se vuelve en contra de la película, se utiliza con cerebro… Y lo mejor: Esta vez los jóvenes son jóvenes de verdad y no cuasitreintañeros.

El principio es interesante, misterioso: Un hombre entra en una casa donde se ha celebrado una sesión de Ouija, al mismo tiempo que (nos) advierte del peligro de usarla y utiliza cinco cintas de vídeo como ejemplo.

Como suele ocurrir últimamente en estas películas de presupuesto muy ajustado la excusa es el material encontrado, en este caso de un grupo de jóvenes que graban una sesión de Ouija para un trabajo de facultad, evidentemente las cosas se tuercen.

La narración cronológica se fragmenta con entrevistas realizadas a gente en la calle para completar el trabajo, y luego salta del punto Subjetivo de la cámara a la narración Objetiva del protagonista: Un superviviente de una sesión de Ouija, atormentando por elementos sobrenaturales.

Uno de los personajes cita la película de Blair Witch Project como inspiración para el trabajo. Y curiosamente a veces recuerda a Book Of Shadows, la injustamente olvidada continuación de Blair Witch…

La primera piedra  en el camino que se encuentra el espectador es el bajo nivel actoral, que hace difícil que conectemos con los personajes y su agonía en la buhardilla. Eso y que cuando cierto personaje poseído habla es como escuchar a la niña de El Exorcista, siendo mucho más inquietante (y de agradecer) cuando permanece en  silencio.

Otro escollo es que en su tercio final vuelve a utilizar las entrevistas en la calle, lo que causa un parón innecesario teniendo en cuenta lo que hemos visto hasta el momento. ¿Era realmente necesario para la historia o  una excusa para rellenar metraje?

Pero hay elementos interesantes en Sesión 1.16: Los propios números 1.16, algo ya visto en otras películas sobrenaturales pero que siempre funciona en este tipo de historias; las reflexiones del superviviente de la Ouija, como los seres sobrenaturales utilizan la tabla como “migas de pan” para llevar a los incautos hacia ellos. O una frase que abre muchos caminos por imprevisible: “Este tipo de cosas siempre pasan en Invierno”, una frase que pasa desapercibida pero que me resultó contundente. Aunque estas reflexiones las mata la interpretación y el doblaje bajo mínimos del actor, que confunde hastío con sosería.

Hay que reconocer el ingenio en la utilización del espacio de la buhardilla, sobre todo las escaleras que bajan a la casa, la puerta cerrada y el deterioro del papel pintado funcionan a la perfección. Los últimos minutos de la grabación contienen un par de giros de guion curiosos y brutos, con un final inesperado y contundente que convence por no querer dar explicación… Porque ahí es donde acierta la película: No insiste en dar explicaciones a todo lo que estamos viendo, los elementos sobrenaturales existen más allá de las leyes naturales y punto.

Sesión 1.16 no es redonda ni acaba de convencer por varios motivos, pero como dije antes es honesta y demuestra amor y conocimiento por el género.

Y desde luego no se merece el olvido por causa de un sistema que destierra películas “menores” de los canales comerciales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2000's, 2010's, Cine, Fantaterror Hispanico, Festival De Cine Fantastico de Sitges, found footage, Sesión Continua y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s