DOCTOR WHO T7: THE SNOWMEN

doctorwho_photo_snowmen_02_web

Si hay una palabra que describa este especial navideño es “Extrañeza”.

Los últimos años, los capítulos navideños eran brillantes, jugando con cuentos clásicos y adaptándolos al universo del Doctor… La versión Steampunk de Mr. Scrooge, la mirada sobre el mundo de Narnia de C.S. Lewis… En esta ocasión Steve Moffat ha intentando crear un nuevo clásico pero la jugada le ha salido a medias.

Esta séptima temporada, como comenté en el último post sobre la serie, está resultando errática: Buenos capítulos mezclados con capítulos directamente mediocres y olvidables. Pues en el capítulo de The Snowmen tenemos un poco de todo. Hay buenas ideas, hay momentos logrados como la presentación del nuevo interior de la Tardis, imágenes potentes como el primer ataque de los hombres de nieve, la figura de la institutriz de hielo, la Tardis flotando sobre las nubes, el humor provocado por el extraterrestre Strax  y el relanzamiento del interés del Doctor tras los sucesos ocurridos en el capítulo de “The Angels Take Manhattan” que tan buen recuerdo ha dejado.

Pero todo resulta fallido: No hay un malo que enganche, que tenga carisma, y el pobre Richard E. Grant se pasea por la historia recitando sus frases e intentando dar carne a un personaje inexistente. Tal vez el problema sea que Moffat ha querido tocar muchos palos: Una amenaza para la humanidad, unos niños y sus sueños premonitorios, extraterrestres, las referencias a Sherlock Holmes y el Doctor Watson, elementos steampunk en el gabinete del malo… Al final se mezcla todo de forma liosa y sin tensión: La amenaza a nivel mundial no funciona, el Doctor se mueve de un lado a otro como una gallina sin cabeza y la resolución del problema es bastante cursi, casi vergonzante. En el fondo da la impresión de que todo está encaminado a la presentación de la nueva compañera del Doctor: Clara Oswind.

Este nuevo personaje es, al final, lo único interesante que deja el capitulo; pero no por el personaje en si, que a veces recuerda a Rose de las primeras temporadas, otras veces tiene destellos de Amelia Pond y muchas de sus conversaciones suenan demasiado a las que el bueno del Doctor tiene con River Song. No, lo que interesa de Clara Oswind es el físico enérgico de Jenna-Louise Coleman y el misterio que hay tras el personaje. Es más que probable que Moffat lo utilice como el motor del resto de la temporada; pero que logre algo tan bueno como nos tenía acostumbrados ya es otra cuestión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Doctor Who, Television, TV UK y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s