LATIDOS DE PÁNICO

“Latidos de Pánico” se rueda cuando Paul Naschy ve decaer sus años gloriosos, cada vez le es más difícil levantar películas y el público no le responde de la misma forma que antes. Pero curiosamente, al igual que “El Carnaval De Las Bestias” o la más ambiciosa “El Retorno Del Hombre Lobo”, es cuando Naschy da (o por lo menos lo intenta) ciertos giros a sus planteamientos aunque cae en algunos de los mismos errores de siempre: El tiempo pasa de un plano a otro y siempre hay algún personaje que nos da cuenta de ello (en los seis meses que he pasado aquí… y cosas de esas), la repetición de la maldición sobre la familia (por lo menos una vez cada cuarto de hora)  y sus diálogos “amorosos” son relamidos y dan risa.

“Latidos de Pánico” parece, de primeras, una revisión de “El Espanto Surge de la Tumba”: Vuelve a aparecer Alaric de Marnac, pero esta vez no es un brujo malvado sino un caballero cornudo que mata a su mujer a golpes de mazo y luego jura volver a vengarse, 400 años después, de la ultima señora de Marnac. Ea, porque si y porque él puede.

Paul Naschy vuelve a ser el heredero de los Marnac, y su mujer una señora adinerada con problemas cardiacos. Se la lleva, para que se tranquilice, a la mansión de los Marnac y por el camino, clavadito a lo que ocurre en “El Espanto…” les atacan unos facinerosos que a punto están de mandar al otro barrio a la pobre mujer cardiaca. En la mansión se encuentra el ama de llaves de toda la vida, una Lola Gaos que consigue ser inquietante sólo con su presencia, y la sobrina descarriada de esta: Ha estado en correccionales por matar a su padre, se ha juntado con yonkis de tres al cuarto, roba, estafa, se da a la bebida y a la seducción de los hombres débiles… Una joyita, vamos.

Alguien, no es difícil de adivinar quién, se empeña en pegar sustos a la señora de Marnac para llevarla el otro mundo… Y hay que decir que la señora aguanta como una campeona porque mira que cuesta matarla de un susto. Y aquí ya es cuando la película se aparta de los caminos ya trillados en el universo de Naschy para meterse de lleno en la novela negra de Jim Thompson, ya que todo se revela como un plan de Naschy y la sobrina para hacerse con toda la herencia de la señora. Y a partir de este momento comienza una sangrienta escalada de crímenes para eliminar a todo el mundo que se ponga en su camino. Por supuesto que se ve venir de lejos lo que va a ocurrir, pero no seré yo quien lo destripe.

En el camino hay una trama incomprensible, ya que la sobrina está enamorada de Alain, un yonki de mala vida a quien nunca veremos la cara y a quien nunca escucharemos la voz… ¿Tal vez era un personaje cuya trama se cayó en el montaje? ¿O tal vez era un intento (ridículo) de Naschy de crear tensión con algo que no interesa?

Nunca lo sabremos, pero yo apuesto por la segunda razón.

Esta entrada fue publicada en 1980´s, Cine, Fantaterror Hispanico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s