666 PARK AVENUE 7 – 13

imagen-1

En el primer post sobre 666 acababa comentando que para esta serie sonaban campanas de cancelación… Las campanas se acabaron convirtiendo en una realidad debido a las bajas audiencias.

Y era una pena, porque aunque siempre daba la sensación de que 666 apuntaba pero fallaba al disparar, había una serie de elementos que aunque no fueran novedosos eran por lo menos entretenidos.

Las tramas ya presentadas continúan donde la dejamos, y continua el mismo error: Jane y Henry, la pareja protagonista, tienen una increíble falta de carisma. Y aunque a Jane le dan algunas buenas escenas y tramas, al pobre de Henry le tienen de estatua esperando a que le den paso a escena.

El problema fundamental de 666 es que se basa en un libro, un libro que tiene una duración determinada… Y eres un poco hábil y creas unas tramas apartadas del libro que funcionen o lo que tienes entre manos es una miniserie demasiado alargada… Lo que sería el caso de 666. Volvemos a un concepto que no me cansaré de repetir: El problema de los americanos es el formato, parece que no son capaces de entender lo que dominan los ingleses, que cada historia tiene su formato y extensión.

Y así todos los elementos sobrenaturales, satánicos, todas las conspiraciones, los grupos en la sombra y algunos personajes de interés, pierden fuerza al ser diluidas en varios capítulos… Por ejemplo, el personaje de Gavin Doran (Terry O’Quinn, qué grande y siniestro que eres) siempre sigue su camino sin apartarse en ningún momento mientras el de su mujer, Olivia Doran, da bandazos como si los personajes no supieran que hacer con el… ¿Es Buena o Mala? ¿Apoya a su marido o le tiene miedo? ¿Es lista o tonta? En el mismo saco metemos al portero, de presencia inquietante y desarrollo nulo, y a la pobre adolescente Noona que empieza con fuerza y acaba de becaria, tal cual.

Y llegamos a Lazarus, el capítulo final donde los guionistas deben cerrar la historia. Y vemos en apenas tres cuartos de hora todos los aciertos y errores de 666: Momentos intensos y oscuros mezclados con otros momentos que importan poco. Se cierra la trama de la pareja de artistas, que nos ha dado buenos momentos pero que también ha sido desaprovechada, y llegamos a un final honroso con cierta sorpresa que se ve venir un poco de lejos.

El epilogo es simpático, sin más.

Así despedimos a 666, una serie que podría haber sido una muy buena miniserie y se queda en una correcta serie cancelada.

Esta entrada fue publicada en Television, TV EEUU y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s