LA INVASION DE LOS ZOMBIES ATOMICOS

La Invasion de los Zombies Atomicos POSTER

Delirante coproducción hispanoitaliana de 1980. También conocida como Nightmare City,  cuenta la historia de un brote de gas radioactivo y como los contagiados por el famoso gas se vuelven zombis rabiosos, pero para diferenciarla de otras películas de zombis esta vez no hacen ni caso a los cerebros sino que se tiran a por la sangre… Como son radioactivos se están quedando sin glóbulos blancos y hay que reponerlos a toda velocidad. Y lo primero que se les ocurre es montarse en un avión e irse a la ciudad de pesadilla del título para atacar a todo el que se precie.

Aunque no te aburres en ningún momento, la trama no tiene ni pies ni cabeza: El numero de zombis radioactivos aumenta, ya que al morder a la gente para robarles la sangre les contagian y claro, los nuevos zombis también tienen que irse a buscar sangre. Por su parte un sosísimo periodista está media película siguiendo a su mujer doctora: primero se va de casa mientras él llama por teléfono, luego se mete a una operación según llega a buscarla al hospital… Uff, tanto trabajo. También vemos los (pocos) esfuerzos  militares por contener a los zombis mientras llegan noticias de más aviones llenos de zombis atómicos que se dirigen a la  ciudad (Vamos, que no hay otro sitio al que ir sino a una ciudad tomada ya por los zombis atómicos) y a una pareja que se larga al campo a encontrarse con una pareja amiga. El final de esta trama no tiene precio: La pareja amiga se ha convertido en zombi y en vez de quedarse en su barrio comiéndose al personal más cercano se montan en el coche, se hacen unos cuantos kilómetros sólo para matar a los dos con los que han quedado y comérselos. Que poca falta de previsión porque… ¿Qué se van a comer a la vuelta?

Intentando dar un poco de caché encontramos a Paco Rabal haciendo de militar y a Mel Ferrer en horas bajas en un único escenario porque seguro que sólo rodó un par de días con la cabeza en otra parte. La película está repleta de momentos que dejan con la boca abierta: Zombis atómicos con la cabeza completamente putrefacta, pero de manos y uñas inmaculadas; Zombis que ante una ambulancia llena de sangre no se les ocurre otra cosa que hacer botellón; Zombis que ante las mujeres ligeras de ropa no dudan en dejarles primero los pechos al aire y luego matarlas; Zombis que asaltan platós de televisión y se cargan a los cámaras y mientras tanto las cámaras siguen tomando planos de los ataques (¿Pero quién maneja esas cámaras?);  Zombis que entran en las casas por las carboneras y se quedan bien quietecitos hasta que alguien va a comprobar si la entrada de la carbonera está cerrada… Y ya que estamos: La idiota que comprueba que su casa está cerrada a cal y canto, y se cruza la calle asustada sólo para ver si su amiga de enfrente tiene bien cerrada la casa se merece el final que tiene: Atacada por los zombis y con los pechos bien al aire.

Para echarse unas buenas carcajadas solo o en compañía… Y atención al escenario donde se desarrolla el final: ¡¡Nada más y nada menos que el parque de Atracciones de Madrid!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Zombies y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s