Miguel Madrid II: El Asesino de Muñecas

20561386

 Cuando llega el verano, los guardeses de la casa de una duquesa  se van de vacaciones y su hijo se queda a guardar el jardín y el parque adyacente. Lo que nadie sabe es que este joven tiene doble personalidad, le gusta travestirse, tiene homosexualidad reprimida, habla con una hermana que nunca existió,  juega con bisturíes y además mata a las jóvenes parejas que se cuelan en el parque de noche buscando intimidad.

Podría pensarse que Miguel Madrid (AKA Michael Skaife) habría aprendido algo desde aquel horror llamado Necrophagus. Pero no, es un espejismo, porque aunque el resultado no llega a los niveles terribles de Necrophagus anda muy cerca.

Desde el principio es imposible tomársela en serio, cuando un joven moderno despedaza una muñeca ante la cámara y luego suelta esta parrafada sin sonrojarse: “El asesino de muñecas es el auto psicoanálisis de un psicópata cuya enfermedad mental está basada en uno de los resortes mas característicos de la psicopatología criminal: El drama de la doble personalidad“.

Miguel Madrid consigue meternos de lleno en la mente de un psicópata, porque la película es oligofrénica y absurda, llena de momentos de vergüenza ajena. En este recipiente cabe todo: Ciegas, niños repelentes, duquesas rebosando deseos sexuales e incluso se permite el lujo de meter un número musical y una fiesta hippie con drogas incluidas… Todo rodeado por la  música pop de Alfonso Santisteban que es lo mejor de la función.

No vamos a negar que hay escenas que no están mal, y que incluso se anticipaba al uso que más tarde daría William Lustig a los maniquíes en su Maniac y a la moda slasher que llegaría a finales de la década de los setenta, pero son pequeños destellos en medio de la negrura. David Rocha interpreta al chico desequilibrado pasándose desnudo casi toda la película y dándose unas duchas lujuriosas que ya las querría para sus películas Eloy De La Iglesia. Helga Line interpreta su papel de siempre: El de mujer lasciva con los deseos desencadenados. A su vez, Inma de Santis se encarga del personaje “inocente” que no aporta mucho.

Un delirio, vamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1970`s, Cine, Fantaterror Hispanico y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s