Sitges 2016 (10 de 11)

cartell_sitges_2016_a

ver-the-neighbor-2016-online-1-327q41yj7yc3dgbgtskmps

Perdidos en Mississippi, John y Rosie malviven como intermediarios de tráfico de droga. A través de un telescopio, Rosie comienza a observar a su vecino Troy. Un día descubrirá algo que no debe. Empieza la caza.

¿Cuál es la obsesión de Marcus Dunstan con las casas llenas de trampas? ¿Acaso es un trauma infantil que no ha podido superar? The Collector, The Collection, The Neighbor… Una y otra vez el mismo esquema. Lo más novedoso de esta película es la inclusión de un formato distinto de imagen durante los viajes, que parece rodado con súper ocho; no pega nada con el resto de la peli, que a veces está muy mal rodada, pero seguro que Dunstan lo probó y le gustó tanto que decidió incluirlo.

Con algunos apuntes interesantes que no se desarrollan, The Neighbor no se hace pesada pero tampoco aporta mucho. Añadir que lo mejor de la peli es el principio, la “línea” de la droga que atraviesa Estados Unidos en la que John y Rosie son meros participantes. Eso sí, interesante ver a un “cómico” como Bill Engvall interpretando con nota al siniestro vecino.

qfwlo0ixmbvxzyk0ez4pxrgkrdm

Henry despierta en la mesa de operaciones. Le han reconstruido el cuerpo y convertido en ciborg, una máquina de matar. Cuando su mujer es secuestrada por el malvado telequinético Alkan, Henry saldrá a la calle para rescatarla. En su camino se encuentra con Jimmy, un excéntrico personaje que sabe demasiado sobre el amnésico Henry.

Primera película dirigida por el ruso Ilya Naishuller, y no sé si prefiero que sea la última. Al igual que en el interesante remake de Maniac de Frank Khalfoun, Hardcore Henry está rodada en primera persona, la cámara ve lo mismo que el protagonista. Pero donde en Maniac había interés narrativo en utilizar este formato, Hardcore Henry se contenta con ser un videojuego en imagen real, un shooter descerebrado de violencia y acción que, pasados los primeros cinco minutos, ya te hace desear que se acabe cuanto antes.

Hay que reconocerle su gran trabajo técnico y algunas resoluciones visuales más que brillantes. Pero la historia (¿historia?) no hay por dónde cogerla, el malo es un actor horrendo en un papel horrendo; lo más interesante de la función es el actor Sharlto Copley, quien se lo ha tenido que pasar en grande con los diversos papeles que interpreta a lo largo de la cinta. Sobreactúa, cierto, pero por lo menos te entretiene.

tenemos_la_carne-874949478-large

Escondidos en un edificio de la ciudad de México, un vagabundo y dos hermanos huidos de su casa crean con armazones de madera y cartones un mundo particular con sus propias reglas, sexo y religión.

La opera prima del joven director mejicano Emiliano Rocha Minter es difícil de encuadrar en una categoría, ¿Es una obra de arte? ¿Una tomadura de pelo? ¿Qué? Porque está rodada con gusto, hay tensión en las imágenes a pesar de tomarse algunas licencias como convertir una sesión de sexo incestuoso en un festival alucinógeno.

Tenemos la carne pide actos de fe al espectador, y de este depende darlos o quedarse mirando desde el borde del abismo. Han pasado los días y aun le doy vueltas a lo que he visto, lo que es bueno, pero es malo porque su final abrupto y críptico hace que añada una pregunta más:  ¿Me ha gustado o no?

Y sigo sin respuesta.

db_31685_39

La relación de Isabel y Owen no pasa su mejor momento, pero cuando Isabel se queda embarazada parecen encontrarse ante su última oportunidad como pareja. Para intentar arreglar las cosas, Isabel fuerza a Owen a que le presente a sus familiares vivos: bienvenidos al infierno.

Al igual que en Excision, Richard Bates Jr utiliza sus películas para diseccionar la difícil estructura que es la familia. Trash Fire se desarrolla en la América Profunda, donde los canales televisivos Evangelistas son una epidemia y donde el miedo al pecado se ve compensando por la fijación con el sexo y espiar la vida del vecino.

Repleto de diálogos hirientes y situaciones absurdas, Trash Fire se sustenta en el trabajo de sus protagonistas, Adrian Grenier y Angela Trimbur funcionan a la perfección, pero es la clásica Fionnula Flanagan la que se come la película con su papel de matriarca violenta y malvada. Cada gesto suyo, cualquier dialogo o acción es un directo al estómago del espectador.

Y como marca de fábrica de Bates Jr. Un final brusco e impactante.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2016, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s