Dirk Gently

dirkgently_01

Ha desaparecido una adolescente. Todd tiene demasiadas deudas. Ha tenido lugar una masacre en el ático de un hotel. Una mujer está atada a una cama. La ciudad rebosa calvos con mirada rara. La extraña joven busca a Dirk Gently para matarlo. El Gobierno quiere cancelar un antiguo proyecto militar. Todo está conectado, solo hay que buscar el patrón y unir los puntos.

Solo leí la primera novela que el difunto Douglas Adams dedicó a Dirk Gently, un detective cuyas investigaciones eran de todo menos ortodoxas, y la verdad es que no me convenció casi nada. Pero saber que Max Landis se encargaba de desarrollar el proyecto de una miniserie de ocho capítulos (¿Se puede llamar miniserie a ocho entregas?) me llamó la atención.

El resultado es, cuando menos, extraño y sugerente. Extraño porque sus primeros capítulos son inconexos, unas tramas se tropiezan con otras y cuesta hacerse al histerismo de los personajes, a las peleas continuas solo para hacer avanzar la trama, a los cambios bruscos de localizaciones y un exceso de personajes. Pero sugerente porque estos primeros capítulos marcan el ritmo de la serie: no se detiene en ningún momento, es ágil y dinámica.

Es a partir del quinto capítulo, me sobra alguno anterior porque solo da vueltas sobre si mismo, cuando la serie ya se ha encarrilado y las tramas empiezan a converger, que Dirk Gently se revela como una serie sin tapujos, donde lo principal es la diversión, con guiños elegantes, entre otros, al Steampunk, a la ciencia ficción de los años cincuenta y a las conspiranoias gubernamentales.

Tal vez parte del problema de la serie es la extraña química entre sus protagonistas principales, Elijah Wood y Samuel Barnett, que funciona a ratos. A nivel interpretativo, todo correcto, pero chirrían Aaron Douglas, demasiado joven para el papel que interpreta aunque hay que decir que cuando no imposta a un hombre mayor se come la pantalla, y Fiona Douriff, quien debió acabar sin voz el rodaje debido a su interpretación de la extraña Bart.

Todo esto son minucias porque ¿Se pueden poner peros a una serie que tiene ese cliffhanger final? ¿Cómo quejarse de una serie con elegantes diseños de máquinas del siglo XIX? ¿Es posible resistirse a una serie que tiene la genial historia del pequeño gato?

Así que, por mí, esperemos que haya Dirk Gently para rato

Esta entrada fue publicada en Television, TV EEUU y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s