Scream Queens T2

sq_s02_announcement_700x700

Tras los asesinatos de la hermandad KKT, Chanel Oberlin, Channel # 3 y Channel #5, sufren el estigma social, por ello no pueden rechazar la oferta de la decana Munsch: trabajar para ella en el hospital CURE, donde podrán rehabilitarse. Claro que la leyenda de una masacre años atras, un pantano siniestro repleto de cuerpos y los trabajadores del hospital harán que el trabajo sea de todo menos fácil… Y no hablemos del nuevo asesino en serie vestido de verde, que está empeñado en asesinarlas.

El concepto “serie de culto” es algo que desde hace años se utiliza con demasiada facilidad: cualquier serie que se salga de la norma, aquella historia rara que seduzca a determinado público, automáticamente se le pone la medallita de culto.

Scream Queen es mi serie de culto particular, tal vez sea el único que acuda a los servicios y sólo yo pasaré el cepillo por si cae alguna limosna de mi propio bolsillo, es mi culto y me da igual. La cita semanal con Channel Oberlin (gigantesca Emma Roberts, sin miedo a reírse de sí misma) era toda una liturgia: que nadie me moleste, estoy en  comunión personal con el mundo de Ryan Murphy, Ian Brennan y Brad Falchuck. Todo está en su sitio y hay que dejarse llevar por el disfrute, aunque el casting de Taylor Lautner sea un error garrafal, intentaron repetir la jugada de Nick Jonas de primera tanta de capítulos y les salió rana porque Lautner es un actor infernal. Pero en cambio, el casting de John Stamos como Doctor Brock es un acierto en toda regla.

En esta segunda temporada, posiblemente la última, los autores se han centrado más en los personajes y sus absurdas historias que en la trama en sí, tan solo cuando Brad Falchuck se encargaba de los guiones, se planteaban preguntas y se respondían a los interrogantes, mientras el resto de los capítulos era una auténtica fiesta para los involucrados en la serie; cierto es que la temporada se resiente de esto, pero en esta celebración uno piensa ¡Y qué más da! cuando tiene momentos como la primera reunión de asesinos en serie, la fiesta de los años 40, el capítulo dirigido por Jaime Lee Curtis (belleza de mujer) repleto de homenajes de John Carpenter, los cameos, el descubrimiento cómico de Abigail Breslin, los modelitos de las Channel, el Channelloween.

Son tantos los puntos a favor y tan pocos en contra. Hasta siempre, Channelles, el culto seguirá vivo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Television, TV EEUU y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s