The Eyes Of Jane Doe

SITE_022615_133.CR2

Para Austin y Tommy Tilden, padre e hijo que trabajan en la morgue del pueblo, la noche no ha hecho más que empezar: deben desentrañar los secretos del cuerpo de una joven, Jane Doe, que ha aparecido en el escenario de un asesinato múltiple.

Premio especial del Jurado Sitges 2016.

La segunda película del director André Ovredal, tras la muy entretenida Trollhunter, es una declaración de intenciones: atmosfera y personajes cuentan más que efectos especiales y golpes de sonido. En ese sentido, The Autopsy of Jane Doe es clásica, durante la primera mitad de la película se mueve prácticamente dentro de un único escenario, apoyado en las interpretaciones de Emile Hirsch, Brian Cox y Olwen Catherine Kelly como la inmóvil Jane Doe. Los descubrimientos que ambos forenses hacen con el cuerpo generan tensión e interés a partes iguales.

En su segunda mitad, cuando entramos de lleno en el elemento sobrenatural, la película desciende, pero no por el pulso del director, sino por la caída en escenarios ya comunes e, incluso, previsibles. La aparición de un cuarto personaje, siendo Jane Doe el tercero, quita parte de la fuerza conseguida hasta el momento.

Lo peor de la película es cierta frase que suelta un personaje secundario al principio de la cinta, que da la respuesta a una pregunta que aún no se ha formulado (¿Posible miedo a que el espectador abandone el visionado antes de tiempo?), pero por lo demás tenemos una buena película, muy disfrutable.

the-eyes-of-my-mother-poster

Las visitas son malas, que se lo digan a Francisca cuya vida da un giro brutal tras la llegada de un desconocido a la granja en la que vive con sus padres.

La ópera prima de Nicolas Pesce pertenece a esas películas de pequeña producción hechas con mimo. Su propuesta estética, que se lleva gran parte de su encanto, remite a Repulsión de Roman Polanski o Psycho de Alfred Hitchcock: su uso tanto de los interiores como los exteriores, el elegante blanco y negro, la representación de la locura, pocos personajes, estallidos de tensión y violencia. Ya más cercana en el tiempo, recuerda bastante la película de Ana Lily Amirpour A Girl Walks Home Alone At Night, pero se diferencia de esta porque, al contrario que la cinta de Amirpour, rehuye cuaquier postureo y el discurso impostado.

Fragmentada en tres actos, la cámara sigue de forma objetiva la extraña vida de Francisca y unas acciones determinadas por la famosa llegada del desconocido, quien con un solo plano y una frase consigue crear gran inquietud. En ningún momento toma posición y su realización es pausada, lo que da más fuerza a la propuesta de lo narrado.

Como dije antes, película de bajo presupuesto pero repleta de interés a poco que uno le dé su oportunidad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2016, 2017, Cine, FANT, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s