From A (Hell) House On Willow Street

Un grupo de maleantes necesita dinero con urgencia, para ello van a dar el golpe de sus vidas: secuestrar a la hija de un millonario dedicado al tráfico de diamantes. Las cosas no van a salir como esperan, la noche será larga.

La cinta de Alastair Orr es la búsqueda de la “molónidad” sin reparar en los daños que esto puede hacer a su cinta y a la historia. Todo obedece a esa “molónidad”, los (horrendos) diálogos de los personajes, los interiores, los movimientos de cámara, la fotografía. Y el problema es que todo suena a falso, a impostado, en una cinta caprichosa que, en vez de ocultar su bajo presupuesto, enseña todo el cartón piedra.

En una contrarreloj para llegar al final de la historia sin dar al stop, el espectador podrá encontrar luchas a muerte entre los actores a ver quién lo hace peor (mi voto es para el cura con un punzón metálico en el dedo), diálogos que quieren, sin lograrlo, ser intensos, y, lo peor, una historia sin pies ni cabeza que no interesa lo más mínimo.

Un Fail en toda regla.

Qué ocurrió en aquella atracción, construida en el interior del hotel Abbadon, donde murieron algunos de los participantes y casi todos los trabajadores.

La ópera prima de Stephen Cognetti juega a mezclar el Found Footage con el falso documental, y el resultado, aunque tiene sus defectos, es más que disfrutable, sobre todo porque se centra en una curiosa tradición americana como es la preparación de la casas encantadas/túnel del terror que surgen cada año con la proximidad de Halloween. En este sentido, el director juega muy bien con los elementos a su disposición respecto a la búsqueda del nuevo emplazamiento y la preparación.

No vamos a encontrar nada nuevo en Hell House LLC, sobre todo porque Cognetti genera unas expectativas que no todas acaban en buen puerto. El asunto Found Footage, hecho peliagudo, está bien planteado y resuelto casi con nota hasta el final. Se agradece que la entrada del elemento sobrenatural sea escalonada y, cuando todo estalla, el espectador pueda “entrever” en vez de “imaginar“, algo que ocurre en muchas de estas cintas debido a su escaso presupuesto.

En su contra: la mitología del Hotel Abbadon (Qué poco sutil eres Cognetti) se explora poco, lo que es una pena porque le relacionaría directamente con las cintas satánicas de los años 70; el estallido sobrenatural del cierre necesitaría más crudeza y claustrofobia. Con todo, una cinta que entretiene y deja algunas preguntas en el aire, algo que se agradece.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, found footage, Sesión Continua y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s