Aaron’s Fire

¡Qué dura es la paternidad, Aaron! tu hijo de 12 años, Tate, es hemofílico y, por si fuera poco, alguien le ha transformado en vampiro.

Aaron’s Blood, escrita y dirigida por Tommy Stovall, es un nuevo intento de introducir el tema del vampirismo en un ámbito realista; pero una cosa son las intenciones y otra los resultados, porque Aaron’s es una cinta torpe, cuyo ritmo intenta ser pausado y, a cambio, resulta atropellado.

Repleta de pesadillas cuya única función es rellenar metraje, Stowall comete el error de contar dos historias que deberían complementarse pero que, al final, se estorban la una a la otra: por un lado el paso de Tate de humano a vampiro, que no resulta novedoso y/o interesante debido sobre todo a la inane interpretación de Trevor Stovall (hijo?, sobrino? pariente cercano?), y por otro lado la lucha de Aaron por descubrir quien ha convertido en vampiro a su hijo y revertir la maldición. Esta parte funciona mejor aunque James Martínez se ve un poco perdido.

Una cinta de buenas intenciones y mal resultado.

Dos grupos con una finalidad común: cerrar un trato, dinero a cambio de armas. Nada puede salir mal, cada uno por su lado y si te he visto no me acuerdo. Sin embargo, el infierno se desatará sobre la tierra.

Cada nueva cinta de Ben Wheatley es una sorpresa, un nuevo salto sin red que, hasta el momento, no ha causado accidentes mortales. De la combinación de Ben Wheatley y Amy Jump han surgido propuestas tan dispares como Kill List, A Field in England, High-Rise o esta montaña rusa que es Free Fire.

Con un puñado de actores que dan lo mejor de sí, incluyendo a Shartlo -Mr Sobreactuación- Copley, la cinta es un auténtico regalo al espectador que hace fácil lo imposible: mantener la tensión durante hora y media con un escenario único y una anécdota mínima que apenas podría llenar un folio, un delirante y muy disfrutable tour de force. Y la implicación de los actores es tal, incluyendo a Copley como ya dije antes, que hacía mucho tiempo que no veía a Cillian Murphy tan entregado, Armie Hammer  con un papel “chulo” e interpretación tan agradecida y, para el que esto escribe, Brie Larson jamás ha estado tan convincente y hermosa como en Free Fire.

Nuevo salto de red de Wheatley, nuevo reto superado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Sesión Continua y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s