Sitges 2017 1

Años 80. La familia Powell se reúne en una casa aislada, a la espera de que un desprogramador lleve a Justin, quien se encuentra atrapado en una extraña secta. Pronto, los miembros de la secta rodearan la casa… No van a permitir que se lleven a uno de ellos.

Tristemente, hay cintas que valen más por lo prometido que por lo dado. Este es el caso de Jackals, de Kevin Greutert. El principio es intrigante: por un lado la secta y por otro lado los, supuestos, misterios que oculta la familia. Pero tras situarnos en el escenario y crear interés, Jackals muestra su verdadera cara: es un simple home invasion necesitado de giros que nunca llegan.

No basta con tener la casa rodeada por gente con extrañas máscaras, lo mejor de la cinta de lejos, si no juegas con los personajes más allá de hacerles esperar su turno para morir.

Y, lamentablemente, eso es algo que jamás ocurre en Jackals.

La vida de Mija consiste en pasar el tiempo con Okja, un cerdo gigante creado por una multinacional. Cuando los dueños de Okja se lo llevan a la fuerza, Mija inicia una carrera contrarreloj para salvar su vida.

Okja se puede considerar un capricho de Bong Joon Ho, no porque la cinta sea mala, sino porque reúne todos los contras de la filmografía del director coreano: personajes excéntricos y caricaturescos, discursos ecologistas nada sutiles, saltos caprichosos espacio temporales, los múltiples finales… A cambio, es capaz de saltar al vació pasando de un ritmo calmo a otro hiperactivo sin que la cinta se resienta, del diseño de Okja solo se puede decir que es un encanto y la joven Seo Hyun se come la pantalla con su personaje de Mija .

El mayor error de Okja es que, tras una primera mitad repleta de ternura que estalla al llegar el mundo “real” a la granja donde vive Mija, la cinta va a la deriva, perdida entre subtramas que no llevan a ninguna parte como la de Jake Gyllenhaal, de lejos lo peor de Okja. Menos mal que, llegado el último tercio, vuelve a levantar vuelo con una imágenes descarnadas y brillantes hasta un final hermoso y desolador al mismo tiempo.

Aun así, a pesar de lo dicho antes acerca de su puerilidad respecto a los temas tratados, de vez en cuando se agradece la falta de sutileza para hacerse oír.

La pacifica vida de M y C da un vuelco cuando este fallece. Vuelto a la “vida” como un fantasma, C regresa a su casa, donde ve como M rehace su vida.

Premio a la mejor película Jurado Carnet Jove.

¿Como posicionarse respecto a la cinta de David Lowery? ¿Es un canto al amor, aunque sea tan baboso como el mostrado, al olvido o es tan solo una cinta que abusa de lo estético y cae de lleno en el postureo?

Porque A Ghost Story templa la paciencia del espectador que, a no ser que entre en el universo de Lowery, se irritará de forma irremediable, sobre todo porque Rooney Mara y Casey Affleck se ven rígidos y lo del fantasma “clásico” con la sabana y los agujeros en los ojos es de traca. Hay muy buenas ideas en la cinta, eso es imposible de negar, y está rodada de forma exquisita pero, a cambio, da la sensación de que David Lowery ha hecho una cinta tan personal que sólo él, y los que conecten con su juego, serán capaces de entender y valorar.

Esta entrada fue publicada en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Sesión Continua y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s