Desaparecido (Boku-dake-ga-Inai)

Satoru no ha logrado el sueño de su vida: ser mangaka. Echa la culpa de ello a su vida gris, aunque de vez en cuando sufre revivals, pequeños viajes en el tiempo para evitar accidentes a su alrededor. Una muerte dramática le enviará 18 años al pasado… a tiempo de detener a un serial killer.

Al no haber leído el manga en el que se basa, Boku Dake Ga Inai (La ciudad de la que solo falto yo) de Kei Sanbe, no puedo valorar la fidelidad de la adaptación, pero sí puedo decir que el resultado de la serie es muy satisfactorio.

Con un timing perfecto, capítulos de veinte minutos y una historia cerrada, Desaparecido funciona sobre todo gracias al candor de sus protagonistas infantiles. Sumergidos en tramas oscuras, no solo la del serial killer sino la dureza de maltrato infantil que sufre una de las niñas protagonistas, una mano tendida y una sonrisa en medio de un parque nevado y frio consiguen despertar las emociones del espectador más entregado.

No vamos a negar que Desaparecido baja intensidad cuando el protagonista es adulto, sobre todo en el último capítulo que juega a mantener el interés a base de rizar el rizo, pero la trama infantil es tan potente y convincente que se perdona.
Una auténtica sorpresa que se pasa como un suspiro.

Esta entrada fue publicada en Anime, Japon, Television y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s