FANT 2018 #4

Lucia, quien años atrás fue una joven promesa interpretativa, debe aceptar un trabajo como presentadora de un concurso/timo que se emite de madrugada en una televisión local. Lo que debería ser un trabajo muy sencillo se convierte en una noche delirante repleta de asesinatos y revelaciones.

Las cintas del duro Norberto Ramos Del Val/Pablo López no tienen doblez: la acción es continua, los giros de guion son de todo menos predecibles, generalmente caprichosos,  el trabajo actoral siempre a un escalón del histerismo, trasmite caos vital y siempre aparecen jovencitas ligeras de ropas… Son marca de la casa y, como tal, el espectador debe aceptarlas a la primera de cambio o rechazarlas de pleno.

Call TV, aunque mantiene las constantes citadas anteriormente, no sólo es capaz de mantener el control durante gran parte del metraje sino que sus dos historias, aunque están condenadas a encontrarse, tienen entidad propia. Sorprende el hallazgo de ciertas decisiones estéticas, como dejar la pantalla en negro y reventarla con imágenes que, como flashes, narran la historia, que indica cómo Ramos Del Val sigue explorando caminos narrativos.

Pobre Matilde, su marido ha sido asesinado por un delincuente peligroso y encima, al testificar en su contra, ahora se ha convertido en un objetivo. Menos mal que la vida da segundas oportunidades cuando menos te lo esperas…

La ópera prima del argentino Hernán Aguilar es todo una sorpresa que, aunque no termine de rematar la jugada, utiliza bien sus cartas en una cinta que, parece, empieza siendo un drama social ya que Matilde es de extracción humilde, más tarde gira sorpresivamente hacia una cinta de venganzas, estilo Death Wish pero con una mujer gordita, y la historia, que no es cuestion de desvelar, aun es capaz de ir más allá.

Parte del encanto se encuentra en la falta de vergüenza, pero de la vergüenza buena, de Aguilar para soltar a la cara del espectador los giros y, sobre todo, por el buen hacer de Loren Acuña, que nos hace creíble al personaje de Matilde y su relación con el pícaro detective de policía interpretado por Gustavo Garzón; la química entre  estos dos funciona a la perfección.

El problema de Madraza surge en las resoluciones no solo de la historia sino también de los personajes, ahí se vuelve caprichosa e incluso algunas líneas de guion, de relaciones entre personajes, sugieren que Aguilar ha eliminado en montaje partes de la trama que luego tienen peso en la historia.

Aún así, es una cinta que se ve con mucho agrado.

Esta entrada fue publicada en 2010's, 2018, Cine, FANT, Fantaterror Hispanico, Festivales De Cine, Sesión Continua y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s