God Told Me To Do (aka Demon) (1976)

Nueva York. Todo aquel que, sin razón aparente, decide asesinar a sus congéneres acaba contando lo mismo: Dios se lo dijo. La investigación del detective Peter J. Nicholas le llevará a un laberinto sin salida aparente.

Dos años después de It’s Alive, Larry Cohen escribió, produjo y dirigió una cinta que, empezando como una cinta policíaca, va transitando un camino que se enrarece minuto a minuto. Con el rostro seco de Tony LoBianco como elemento central, Cohen juega con la realidad/falsedad de las religiones, gracias a una suerte de personaje mesiánico y su corte de “apóstoles”, elemento que apunta pero jamás remata adecuadamente.

Con el tono que ya empezamos a adivinar de Cohen, donde importa más el hacer avanzar la historia que la suspensión de la credibilidad, el director mezcla, a través de varios flashbacks con diferentes texturas, el elemento policíaco y religioso con otro, que no es cuestión de desvelar aquí, pero que obliga al espectador a dar un salto de fe pero, al mismo tiempo, es coherente con los tiempos en que fue realizada God Told Me To. Atención a cierta imagen perturbadora del final, que se adelanta en un año al concepto de la nueva carne de David Cronemberg.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Larry Cohen y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s