Full Moon High (1981)

Pobre Tony, estrella de Rugby en su instituto, perseguido sexualmente por Nancy, acaba acompañando a Rumanía a su padre y allí le muerde un hombre lobo. De regreso al instituto Full Moon, sus cambios le pasarán factura y no será hasta 20 años después que podrá acabar con su maldición.

La sensación al ver Full Moon High es extraña, por un lado está esa parodia de I Was A Teenage Werewolf del año 1957, por otro la sensación de que Cohen está fusilando dos éxitos como Young Frankenstein de Mel Brooks – ahí está esa canción de violín y la presencia de Kenneth Mars – y Airplane!, el maravilloso spoof de Jim Abrahams y los hermanos Jerry y David Zucker… Y de una mezcla tan bizarra solo podía salir… El desastre que resulta Full Moon High.

Algunos chistes son muy logrados, cierto, sobre todo en su primer tercio ambientado a finales de los años 50, pero a partir de ese momento la cinta se vuelve terriblemente irregular, va dando saltos entre localizaciones y situaciones sin orden ni concierto. La intención de Cohen era jugar con el cambio de sexualidad y formas de entender la vida entre los 50 y los 80, pero fracasa al tener a un actor tan limitado como Adam Arkin, incapaz de transmitir al espectador; totalmente diferente a su padre, Alan, quien con su papel de Doctor Brand tiene algunos de los mejores gags de la cinta.

Solo para completistas y curiosos.

Esta entrada fue publicada en Cine, Larry Cohen y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s