Sitges 2017 5

En un futuro indeterminado, los “defectuosos” son abandonados a su suerte en medio de un gran desierto. Arlen atraviesa la reja sin saber que al otro lado la espera un mundo caótico y lleno de caníbales. Miami Man puede ser su salvación o su condena.

Hace unos años, Ana Lily Amirpour llamó la atención con una extraña cinta llamada A Girl Walks Alone At Home At Night. Estaba repleta de imágenes potentes a pesar de su historia minimalista y unos personajes masculinos que daban ganas de tirar por el retrete.

The Bad Batch echa por los suelos cualquier tipo de esperanza respecto a Ana Lily, porque tras unos primeros diez minutos que dan cierta esperanza, secos y brutales, The Bad Batch se convierte en un camino interminable por el desierto (creativo), debido a que no queda claro qué quiere contar la directora/guionista ya que Arlen, la protagonista, despierta cero empatía. Lo curioso es que tiene a Jim Carrey, Keanu Reeves y Giovanni Ribisi haciendo distintos papeles y, en cambio, es el indolente Jason Momoa quien se lleva el protagonista masculino. Será que a Ana Lily Amirpour le gustan los tipos musculados?

En ausencia de su novia Annie, Dave construye un laberinto de cartón en cuyo interior se pierde. Pronto, Annie y los amigos de Dave se internan en el laberinto y descubren que este es más peligroso de lo que pensaban.

Premio Noves Vision One.

La ópera prima del actor Bill Waterson está repleta de imaginación y hallazgos visuales, deudores del gran Michel Gondry a nivel visual y narrativo, y de Terry Gilliam por sus personajes delirantes.

Se echa en falta algo de fluidez narrativa, la historia del exterior del laberinto se alarga en exceso y sus personajes resultan, en su mayoría, simples clichés que no acaban de explotarse como tales. A cambio, los diseños del interior del laberinto, sus trampas y espejismos, son un auténtico divertimento para el espectador.

Lo que no acaba de funcionar en Dave Made… es el simbolismo que se esconde en la historia: las obsesiones de Dave reflejadas en el laberinto, los diversos personajes que pululan por el interior. Pero el visionado, aunque no invita a revisión, es disfrutable.

 

 

Verano de 1978. Randy Greenawalt y Gary Tyson se fugan de la cárcel con la ayuda de los hijos de este. Empieza una carrera contrarreloj para llegar a México, pero los problemas y los cadáveres se acumulan.

Tengo un grave problema con las películas fronterizas, doctor, me da la impresión de que todos hablan con un zapato metido en la boca al tiempo que mascan tabaco. Pero es un prejuicio que podría superar si no fuera porque Last Rampage me aburrió soberanamente, me daban igual los personajes de un lado y otro de la ley, no entiendo la subtrama de la mujer de Tyson y la periodista, pero sobre todo me llevaron los demonios por la dirección de Dwight H. Little.

Cualquier punto de interés que pudiera tener la trama, más basándose en un hecho real y con varios muertos por el camino, se va al garete por una dirección plana y televisiva que no ayuda a que el espectador se involucre en la historia.

Anuncios
Publicado en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Sitges 2017 4

Chip solo pide dos cosas a la vida: tener dinero y una novia. Es difícil conseguir lo primero y respecto a lo segundo ¿es la extraña y alocada Liz su mejor opción? 68.000 dólares serán la respuesta.

Hay dos formas de posicionarse frente a 68 Kill, verla como un simple entretenimiento que, sinceramente,  suena a visto por el tipo de personajes y situaciones, o como el rumor que corre por internet: una cinta misógina debido al tipo de mujeres que retrata.

Yo me situo en la primera opción, ciertamente 68 kill podría ser misógina, pero es que la cinta de Trent Haaga rezuma misantropía por sus cuatro costados y eso es meter a todos en el mismo saco: hombres y mujeres.

Por lo demás tenemos una cinta frenética, apoyada en un simpático Matthew Gray Gubler, que es capaz de mantener el interés hasta el final. No hay mucha originalidad en la mayor parte de sus planteamientos y resoluciones, y sus escenas crueles no acaban de cuajar, pero resulta entretenida.

 

El espíritu de Chucky ni muere ni olvida, por ello decide infiltrarse en el manicomio donde se encuentra ingresada Nica, una de sus víctimas, y acabar con ella.

Intencionadamente o no, Chucky ya es un remedo de Freddie Krueger, por ello esta Cult Of Chucky es el equivalente a Nightmare on Elm Street III: Dream Warriors. Don Mancini, creador del muñeco, es el guionista y director de una película solo para los fans del personaje.

Los que no tengan idea de lo ocurrido en películas anteriores o se acerquen por curiosidad, se encontraran una cinta que funciona a ratos, demasiado caprichosa y autorreferencial, sujetada por los Dourif, Brad y Fiona como la voz de Chucky y la sufrida Nica, mientras el resto de los personajes dan vueltas por ahí hasta que les toque el turno de morir.

No hay más.

Liz es muda desde que perdió la lengua. Su tranquila vida en un pequeño pueblo del oeste junto a su marido y familia se rompe en pedazos cuando un nuevo predicador llegue al lugar con una sola misión: hacer la vida imposible a Liz.

Primera película que veo del holandés Martin Koolhoven, y solo puedo decir que, a pesar de su exceso de intensidad, excesos en general más bien, ha resultado una grata sorpresa.

Un western europeo, rodado en España, Alemania, Hungría y Austria, cuya suspensión de la incredulidad se encuentra apoyada en los hombros de Dakota Fanning, sin ella sería imposible imaginarse Brimstone; Fanning compone un personaje difícil en constante evolución, y consigue salir airosa del reto. Su némesis, Guy Pearce, demuestra de nuevo su capacidad de tomar cualquier papel, por odioso que sea como en este caso, y hacerlo suyo.

Martin Koolhoven involucra al espectador en una historia que va ganando en crueldad y que incluso roza el sadomasoquismo, pero que en ningún momento deja indiferente.

 

Publicado en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Bruce Broughton. The Boy Who Could Fly. Milly Reflects And End Credits. 1986

Bruce Broughton y Nick Castle, un compositor y un director infravalorados que, sin embargo, hicieron magia con The Boy Who Could Fly, una cinta “pequeña” acerca de la amistad entre la chica nueva del barrio y el vecino raro que cuenta con una pequeña legión de fans, entre los que me incluyo.

Por alguna extraña razón, y aquí no entra el postureo retro, los ochenta fueron terreno abonado para historias “sobrenaturales” que se desarrollaban en pequeños espacios vecinales donde todo era posible. Hoy en día se intenta recrear ese sentido de la maravilla y, excepto contadas ocasiones, no se logra. Cada época tiene sus secretos.

Cada vez que escucho este Milly Reflects & End Credits me maravilla como Bruce Broughton es capaz de envolvernos en un mundo inocente y puro con un leitmotiv sencillo y potente a la vez.

Una auténtica joya.

Publicado en Soundtracks | Etiquetado , , | Deja un comentario

Sitges 2017 3

La humanidad expande su horizonte cada vez más lejos. La joven Indi visita a su padre en Osiris, coincidiendo con la aparición de unos extraños seres que asesinan a todo el mundo a su paso.

La propuesta del australiano Shane Abbes es agradecida: narrar a través de distintas películas una saga interplanetaria. Pero son varios los problemas que nos encontramos en Osiris Child: un montaje confuso, que salta del pasado al presente y viceversa cortando bruscamente la trama contrarreloj; un copypaste de varias (demasiadas) películas de John Carpenter; y el mayor de todos: existe una serie llamada The Expanse que, al ser capítulos, puede cimentar mejor lo que Shabe Abbes resuelve con demasiada rapidez.

Los personajes son unidimensionales, algo que no importa en una cinta de acción como esta pero, debido a esos flashback comentados, no deja lugar a que el espectador se encariñe con ellos.

En el convento la vida es aburrida, demasiado, por ello las monjas deben pasar su tiempo espiando a las demás. La llegada de un sirviente mudo y sordo hará que las pasiones estallen, y nadie quedará impune.

Jeff Baena se inspira libremente en el Decameron de Giovanni Boccaccio para construir un filme que podría tener como pariente lejano la película Much Ado About Nothing de Kenneth Brannagh, un divertimento que tiene como elemento central el amor a la vida, el sexo y la campiña.

The Little Hours es entretenida de ver, los paisajes italianos son impresionantes y se nota que todos lo pasaron en grande durante el rodaje; el resultado, a cambio, es irregular: hay pasajes que dejan con ganas de más mientras otros resultan alargados, por ello la cinta cojea. El nivel interpretativo es bueno y se agradece ver a Kate Micucci en un papel más largo de lo habitual debido a su físico particular.

 

2007. Irak. Dos sniper acuden a la llamada de auxilio de unos constructores en medio del desierto. El desierto está lleno de trampas y puede que hayan caído en una.

Reconozco que me gustan las cintas ambientadas en una sola localización y con escasos personajes, más por saber cómo van a resolver la papeleta que por el resultado.

The Wall de Doug Liman se beneficia del pulso de este para sostenerse, ya que es capaz de mantener la tensión a lo largo de su ajustado metraje. Se le podría echar en cara un poco de discurso crítico respecto a la situación espacio temporal donde se encuadra la película, pero eso restaría “instantaneidad” y “humanidad” a la cinta.

No cambia la vida, es cierto, pero Liman consigue que, por primera vez, aguante la presencia de Aaron Taylor-Johnson en pantalla. Eso, para mí, ya es un gran logro.

 

Publicado en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Sitges 2017 2

Lucy llega al barrio de Bushwick para que su abuela conozca a José, su novio. De pronto, se ven envueltos en una extraña guerra que no toma prisioneros. ¿Es un ataque terrorista? ¿Una intervención policial? Sea lo que sea, deben escapar de las calles.

Tras su entretenida, sin más, Cooties, Cary Murnion y Jonathan Milott vuelven a plantear una situación apocalíptica. Esta vez han dejado a un lado la narrativa convencional y juegan a falsos planos secuencias que, a la larga, dañan la entretenida historia.

Como guionista tenemos a Nick Damici, en un papel hecho a su medida ya que repite esquemas de su “mister” en Stakeland, pero es Dave Bautista quien se mete en la piel de Stupe y, francamente, hemos ganado con el cambio ya que Bautista aguanta el tipo de forma espectacular. Su coprotagonista, Brittany Snow, resulta menos convincente.

Bushwick, como película, es entretenida pero agotadora, es imposible mantener el ritmo tras una primera media hora caótica y brillante y, como ya dije antes, la dirección de Murnion y Milott resulta contraproducente. Pero el visionado es gozoso aunque no invite a una revisión.

Madison vuelve a su casa familiar veinte años después de que su madre enloqueciera y asesinara a su hermana pequeña. Acompañada por su novio Jake y su prima Izzi, pronto descubrirán que en la casa mora una presencia que no dejará que se marchen con vida.

Mejor decirlo antes que después: Darkness Rising es una auténtica pérdida de tiempo.

Todo es ridículo: la trama, las interpretaciones, el hecho de que la casa esté tan limpia tras décadas abandonadas, el prólogo y epilogo. El guion de Vikram Weet es tan caprichoso como risible, da la impresión de ser un corta y pega de otras películas de casas encantadas.

La cinta de Austin Reading es tan delirante que ni siquiera despierta la carcajada involuntaria, sino el bostezo.

Australia. Años 90. Ultimo año de instituto para Corey, el futuro se encuentra ante él: ir a la universidad más cercana junto con sus amigos o aceptar la beca de una prestigiosa escuela en Nueva York. Es la noche de la decisión, es la noche de Halloween, y a la mañana siguiente nada será lo mismo.

La ópera prima del australiano Nicholas Verso es una auténtica sorpresa, es capaz de conjugar lo realista, lo fantástico, lo siniestro y lo poético y hacer que funcione. La película, aunque se resiente de un giro final previsible debido a un par de secuencias que podrían haber desaparecido en la mesa de montaje, basa parte de su éxito en la química existente entre los protagonistas Toby Wallace y Gulliver McGrath, la complicidad entre ambos traspasa la pantalla y contagia al espectador.

Hay peros en Boys In The Trees, cierto, aunque es mejor no seguir hablando de la cinta y que el espectador descubra sus muchas bondades y pocos defectos.

Publicado en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Festivales De Cine, Sesión Continua | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Sitges 2017 1

Años 80. La familia Powell se reúne en una casa aislada, a la espera de que un desprogramador lleve a Justin, quien se encuentra atrapado en una extraña secta. Pronto, los miembros de la secta rodearan la casa… No van a permitir que se lleven a uno de ellos.

Tristemente, hay cintas que valen más por lo prometido que por lo dado. Este es el caso de Jackals, de Kevin Greutert. El principio es intrigante: por un lado la secta y por otro lado los, supuestos, misterios que oculta la familia. Pero tras situarnos en el escenario y crear interés, Jackals muestra su verdadera cara: es un simple home invasion necesitado de giros que nunca llegan.

No basta con tener la casa rodeada por gente con extrañas máscaras, lo mejor de la cinta de lejos, si no juegas con los personajes más allá de hacerles esperar su turno para morir.

Y, lamentablemente, eso es algo que jamás ocurre en Jackals.

La vida de Mija consiste en pasar el tiempo con Okja, un cerdo gigante creado por una multinacional. Cuando los dueños de Okja se lo llevan a la fuerza, Mija inicia una carrera contrarreloj para salvar su vida.

Okja se puede considerar un capricho de Bong Joon Ho, no porque la cinta sea mala, sino porque reúne todos los contras de la filmografía del director coreano: personajes excéntricos y caricaturescos, discursos ecologistas nada sutiles, saltos caprichosos espacio temporales, los múltiples finales… A cambio, es capaz de saltar al vació pasando de un ritmo calmo a otro hiperactivo sin que la cinta se resienta, del diseño de Okja solo se puede decir que es un encanto y la joven Seo Hyun se come la pantalla con su personaje de Mija .

El mayor error de Okja es que, tras una primera mitad repleta de ternura que estalla al llegar el mundo “real” a la granja donde vive Mija, la cinta va a la deriva, perdida entre subtramas que no llevan a ninguna parte como la de Jake Gyllenhaal, de lejos lo peor de Okja. Menos mal que, llegado el último tercio, vuelve a levantar vuelo con una imágenes descarnadas y brillantes hasta un final hermoso y desolador al mismo tiempo.

Aun así, a pesar de lo dicho antes acerca de su puerilidad respecto a los temas tratados, de vez en cuando se agradece la falta de sutileza para hacerse oír.

La pacifica vida de M y C da un vuelco cuando este fallece. Vuelto a la “vida” como un fantasma, C regresa a su casa, donde ve como M rehace su vida.

Premio a la mejor película Jurado Carnet Jove.

¿Como posicionarse respecto a la cinta de David Lowery? ¿Es un canto al amor, aunque sea tan baboso como el mostrado, al olvido o es tan solo una cinta que abusa de lo estético y cae de lleno en el postureo?

Porque A Ghost Story templa la paciencia del espectador que, a no ser que entre en el universo de Lowery, se irritará de forma irremediable, sobre todo porque Rooney Mara y Casey Affleck se ven rígidos y lo del fantasma “clásico” con la sabana y los agujeros en los ojos es de traca. Hay muy buenas ideas en la cinta, eso es imposible de negar, y está rodada de forma exquisita pero, a cambio, da la sensación de que David Lowery ha hecho una cinta tan personal que sólo él, y los que conecten con su juego, serán capaces de entender y valorar.

Publicado en 2017, Cine, Festival De Cine Fantastico de Sitges, Sesión Continua | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

James Newton Howard. Fantastic Beast And Where To Find Them. Relieve Him Of His Wand. 2016

El primer Spin-off del mundo Harry Potter ha logrado la “magia” de traer de vuelta a James Newton Howard, tras varios años donde la calidad de su trabajo ha bajado considerablemente.

Aunque Fantastic Beast And Where To Find Them está repleta de grandes momentos, es en el tema más largo del disco “Relieve Him Of His Wand, Newt Releases The Thunderbird, Jacob’s Farewell” donde encontramos ese Newton Howard repleto de romanticismo, maravilla y dinamismo gracias a sus coros y una potente orquestación.

Será Fantastic Beast un oasis en el desierto o un comeback en toda regla de James Newton Howard?

Publicado en Soundtracks | Deja un comentario